miércoles, 13 de marzo de 2013

La muerte de Hugo

No me gusta escribir u opinar sobre política, ya que no soy analista político; pero hoy haré una excepción tratando de ser lo más imparcial posible; con la ayuda de tres personajes distintos, cada uno con su correspondiente perspectiva:

El primer artículo es de Gabriel García Márquez (Premio Nobel de Literatura 1982), publicado en febrero de 1999: El enigma de los dos Chávez.

"[...] me estremeció la inspiración de que había viajado y conversado a gusto con dos hombres opuestos. Uno a quien la suerte empedernida le ofrecía la oportunidad de salvar a su país. Y el otro, un ilusionista, que podía pasar a la historia como un déspota más."

El segundo articulo es de Mario Vargas Llosa (Premio Nobel de Literatura 2010), publicado en el periódico El País el 10 de marzo de 2013: La muerte del caudillo.

"El híbrido del socialismo del siglo XXI ya comenzó a descomponerse y terminará por desaparecer."

Finalmente, en inglés, publicado en la revista Foreign Policy: Hugonomics de Daniel Altman.

De las 3 lecturas, se podría decir que las intenciones o el sueño de Hugo Chavez, es bastante probable que personalmente tenía las mejores intenciones del mundo para con su pueblo. Le faltó, lo que a China basa su sistema político, económico y social - planificación (p. ej. los planes quinquenales de la antigua URSS son un clásico de la teoría económica de la planificación).

A Chavez, se le atribuirá la lucha contra la pobreza, reduciendo la brecha de la desigualdad social de la mayoría de los venezolanos (se dice que se redujo el nivel de pobreza bajo su cargo en un 55%), y tiene una tasa muy baja de analfabetismo (en 2005 se declaró Territorio libre de analfabetismo, pero hay datos que demuestran que esto no es del todo así).

Liquidó gran parte de su deuda externa, ayudó económicamente (cooperación al desarrollo) a sus países socios (así como también recibía ayuda de Rusia, China e Irán).

Algunos de sus planteamientos políticos pudieron quedar bien reflejados en algunos de sus logros. Sin embargo, la falta de una buena estrategia política y social, ha dejado sin resolver problemas tan graves, como lo serian la ausencia de seguridad y el aumento de la corrupción, aunado a otras cuestiones que han derivado al final, en un efecto negativo sobre el crecimiento y el desarrollo económico del país, dando como resultado final, un alto nivel de inflación (28,85%) y una elevada deuda pública (56% del PIB), entre otros.

Lo que es indudable, es que Hugo ya es un personaje histórico, y los que tienen la última opinión sobre su mandato serán los propios venezolanos.

No hay comentarios: