lunes, 4 de marzo de 2013

Algunas ideas alternativas para salir de la crisis en Europa

Hoy les dejo 2 ideas de dos personalidades europeas, sobre el tema de la crisis en Europa, las cuales creo muy acertadas:

Pier Luigi Bersani, líder del Partido Democrático (Italia)

El primer tema es Europa. Quiero que el próximo gobierno ponga una cuestión crucial, de la que he hablado por teléfono con Hollande antes de ayer: la austeridad, por sí sola, nos lleva al desastre. En ámbito europeo, a todos ha de entrarles en la cabeza que la reducción de la deuda y del déficit es un tema que ha de plantearse a medio plazo: ahora hay otra urgencia absoluta, el empleo. La segunda cuestión es social. El malestar es demasiado fuerte, los ayuntamientos han de poder abrir ventanillas de apoyo, es necesario desbloquear de inmediato los pagos de las administraciones públicas a las empresas e introducir sistema universales en los amortiguadores sociales. El tercer asunto es la democracia. El nuevo gobierno, inmediatamente, debe reducir a la mitad el número de parlamentarios, equiparar a la baja sus sueldos a los de los alcaldes, promulgar leyes que regulen la vida de los partidos y no solo en lo que atañe a su financiación, que endurezcan drásticamente las normas anticorrupción y que regulen de una vez por todas el conflicto de intereses. Cada uno de estos puntos se traducirá en un especifico proyecto de ley, que día tras día haré público en la red desde el mismo jueves por la mañana.


Olli Rehn, el vicepresidente de Asuntos Económicos de la Comisión Europea

Buena parte de los economistas consideran que la medicina favorita de la Comisión —la austeridad— está más cerca de matar al paciente que de curarlo.

Reconvertido en defensor del economista inglés en cuyas ideas se basaron los Gobiernos europeos tras la II Guerra Mundial para decretar, grosso modo, un aumento del gasto público como forma de salir de la depresión. Y basó su defensa en dos pilares: los países del sur no tienen otra opción que continuar con la disciplina fiscal; pero la píldora ha de endulzarse con un aumento de la demanda de quien pueda permitírselo. “Si tienes margen de maniobra fiscal, puedes impulsar políticas anticíclicas”, aseguró Rehn en lo que pareció una saeta con destino Berlín. No es el caso de los periféricos, donde las políticas de estímulo podrían hacer saltar la alarma en los mercados. ¿La solución? “Tender puentes entre norte y sur”.

En Europa suele haber dos tipos de keynesianos: los que no han leído a Keynes y los que no han entendido nada de lo que escribió Keynes. No sé en cuál de las dos categorías está Rehn, pero sin duda está en una de ellas”, dispara Wolfgang Münchau, director de Eurointelligence.

Ahora, considera que “los debates académicos siempre pueden enriquecer las decisiones de política económica; los responsables políticos deben estar siempre abiertos a que les rebatan sus ideas”. La conclusión, eso sí, sigue invariable: la economía no va mal porque todos los países se hayan puesto a la vez a dieta. “Centrarse en la política fiscal es una visión muy limitada. ¿Dónde está el principal problema? En las excesivamente rígidas condiciones con las que empresas y familias acceden a la financiación”, dictamina.


Sobre Rehn, como él, muchos políticos y economistas creen que una parte de la solución se encuentra en resolver el problema del racionamiento del crédito; para mí el problema sigue siendo la falta de incentivo en la economía en la generación de empleo, no debido al crédito directamente (qué empresa pide un crédito, si no tiene demanda de productos y servicios, al igual que las familias, de que les sirve un préstamo si no tienen empleo y por tanto ingresos para pagarlo). El centro de la cuestión, se debe de enfocar al empleo, el cual incentivará a la demanda por si sola, y el crédito vendrá por si solo. Lo que nos lleva a la otra cuestión destacable en este post, es verdad que muchos economistas hablan de Keynes, pero constato que o no lo han leído o no lo entendieron en realidad.

Por esa razón, aquí les dejo el ebook en inglés cortesía de la Universidad de Adelaide (Australia): The General Theory of Employment, Interest, and Money by John Maynard Keynes. Disculpen, pero la versión gratuita en español no la encontré.

Finalmente, me gusta que todavía existan profesionistas que sean conscientes, que acudir a los expertos académicos siempre puede ser lo más recomendable.

No hay comentarios: