miércoles, 20 de marzo de 2013

El futuro del Turismo: Seguridad, Salud y Chinos!




El turismo es un sector que representando el 9% del Producto Interior Bruto (PIB) mundial, proporcionando 120 millones de empleos directos y otros 125 millones de empleos indirectos en industrias relacionadas. Esto significa que la industria representa en la actualidad uno de cada once empleos en el planeta. Además, el sector creció 3% en 2012 y que generó 2.100.000 millones de dólares en ingresos mundiales y 101 millones de trabajos directos.


Teniendo en cuenta los impactos indirectos, el turismo generó 6.600.000 millones de dólares en ingresos mundiales y 260 millones de trabajos, 760.000 millones de dólares en inversiones y 1.200.000 millones de dólares en exportaciones. Llega al 9,3% del PIB global, el 5% de la inversión global y el 5% de las exportaciones globales.


Cabe destacar, que México es el primer país latinoamericano en aparecer en el ranking, con la posición número 44, la cual, en realidad es una posición bastante baja. En este sentido, creo que dicha posición en el ranking, se debe en gran parte al tema de la inseguridad en dicho país; con el nuevo gobierno de Peña Nieto, han optado por ignorar el tema de la inseguridad en el país, en ese aspecto se parecen al actual gobierno español regentado por el PP, que creen que ignorando los problemas estos desaparecen (con la estrategia de, si no sale en las noticias no existe).

Por otra parte, en España (y esto vale para el resto del mundo), hay dos mercados potenciales: el turismo sanitario y el turista chino.

Para operarse, venga a España: Hospitales privados, hoteles y agencias de viaje se unen para explotar el turismo sanitario.

El turismo médico movió en 2009 alrededor de 75.000 millones de euros en todo el mundo, según un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

El punto fuerte, los precios: “Los pacientes pueden ahorrar fácilmente entre el 30% y el 70%” del precio del tratamiento, apunta la agencia, que detalla que mientras una operación de nariz cuesta en España alrededor de 2.700 euros, en Reino Unido oscila entre los 3.450 y los 4.600 euros. En el caso de una intervención de rodilla, el ahorro para el paciente puede llegar al 60%, según la Medical Tourism Corporation.

El llamado turismo de belleza o de bienestar (como tratamientos estéticos o balnearios) es un reclamo de éxito desde hace años. Pero el foco ahora se ha puesto en la oferta médica clásica y de más envergadura, desde cirugía ortopédica y traumatológica, a tratamientos de oncología u operaciones del corazón.

Los principales competidores en este sector son, México, Turquía, Corea e India. Con los tres últimos, advierte, es difícil competir en precio.

La diferencia que ofrece España frente a los anteriores destinos son: situación geográfica, seguridad física y jurídica. Estás dos son fundamentales, como mencionaba anteriormente sobre el tema de inseguridad en México.

El caso en España:

El plan de negocio de Tourism & Health Spain no está terminado, pero en el caso de Málaga el sector cifra en alrededor de 300 millones de euros anuales los ingresos que el turismo sanitario puede generar a medio plazo. Entre los ciudadanos europeos, los holandeses y los británicos son los principales clientes de este mercado. Fuera de la UE, el sector centra sus expectativas en captar clientes en Estados Unidos, el Magreb, Oriente Próximo y el este de Europa, especialmente Rusia. Cada país tiene sus preferencias. Los británicos demandan, sobre todo, intervenciones de rodilla o cadera, cirugía cardiaca o cataratas. Los estadounidenses, operaciones de muy alto coste que quedan fuera de sus seguros y en su país tienen precios prohibitivos. “Les sale más barato desplazarse que operarse allí. Aunque en Estados Unidos competimos con México, que lo hace muy bien y lo tienen al lado”, admite el impulsor de Tourism and Health. El mercado ruso está compuesto, sobre todo, por mujeres que viajan para someterse a operaciones de cirugía estética; el magrebí, por clientes de alto poder adquisitivo que buscan intervenciones de envergadura, como cirugía cardiaca o traumatológica.

Un poco de todo esto ofrece el recién creado club Med&Beauty Costa del Sol, integrado por clínicas, spas, centros de belleza y hoteles de alto nivel, que trabajan con sinergias ofreciendo paquetes completos que incluyen el tratamiento médico o estético, el alojamiento y programas de ocio adecuados a los intereses del paciente y sus acompañantes. El programa de aumento de mama o recambio de prótesis y alojamiento de una noche para dos personas cuesta 4.500 euros; un plan de salud y bienestar para ejecutivos con tres días de tratamiento y dos noches de hotel, desde 526 euros; un chequeo ginecológico completo más una consulta y asesoría antiedad, 450.

A su hospital llegan, sobre todo, nórdicos, ingleses, alemanes y holandeses que pasan en España buena parte del año, pero también muchos que viajan expresamente buscando atención médica. El centro tiene un acuerdo de exclusividad en España con la aseguradora UVIT, la encargada de dar cobertura sanitaria al 40% de los holandeses. “Cualquiera que tenga este seguro viene a nuestro hospital como si fuera un centro de holanda”, explica Paz. A los holandeses están destinados dos de los programas de más éxito de la clínica: la “diálisis vacacional”, atendida por un equipo íntegramente holandés que ofrece a pacientes que necesitan dializarse poder seguir su tratamiento mientras pasa unas vacaciones en Benidorm; y el paquete de cirugía de rodilla y cadera, que incluye tres semanas de rehabilitación a cargo de la aseguradora en una residencia de Benidorm, con un clima mucho más apacible para recuperarse de una intervención de estas características que la fría Holanda.

Los beneficios del clima en la rehabilitación de determinadas dolencias ya lo certificó hace casi 40 años la Seguridad Social de Dinamarca, que en 1974 abrió en Benalmádena (Málaga) la clínica Montebello, una especie de embajada sanitaria en plena Costa del Sol. Adscrita al hospital Nordsjaellands (Frederikssund), a este centro llegan exclusivamente ciudadanos daneses que han sufrido un problema neurológico o padecen alguna enfermedad que aconseje una rehabilitación intensiva. No aceptan pacientes particulares ni daneses que estén de paso por España y requieran atención sanitaria, solo pacientes del hospital danés a los que sus médicos prescriban tres semanas de tratamiento en nuestro país. La experiencia de este centro es un ejemplo para el sector. “El objetivo sería que en nuestra costa se instalaran los mejores hospitales del mundo, como la Cleveland Clinic o el Mount Sinai de Nueva York”, señala el impulsor de Miguel Such, el fundador de Málaga Health.


En los últimos años, gracias a un aperturismo cada vez más notable, los chinos se han lanzado a invertir en las empresas europeas y, con especial énfasis, en las españolas. De 2003 a 2011, el país ha multiplicado por 11 sus inversiones no financieras al exterior y ha pasado a tener una inversión acumulada en el extranjero de 365.981 millones de dólares.

Los chinos a través de sus empresas, por ejemplo: Desde el banco ICBC (Industrial and Construction Bank of China), pasando por el holding industrial HNA (que ha presentado una oferta por NH Hoteles), la compañía tecnológica Lenovo o el grupo Hutchison. Estan comprando hoteles y servicios relacionados, para certificarlos "ideales para los chinos", es decir, habilitados para atender todas las costumbres de este pueblo y con todas las facilidades (por ejemplo, todo disponible en idioma chino), respetando sus costumbre (números de buena suerte/mala suerte, saludos, atención, etc.).

La otra posibilidad es que las propias empresas "nacionales" se pongan las pilas para recibir turismo chino de calidad, no se trata de poner todo el hotel a su servicio, pero si tener la opción disponible, y certificarse en "Chinese Friendly" (España ya cuenta con 4 hoteles certificados en este tipo de turista).

No hay comentarios: