Citas Tokyo Blues (Norwegian Blues) Haruki Murakami



Pocos autores me atraen tanto como para leerme su obra casi completa, pero Haruki Murakami lo ha conseguido, anteriormente ya había posteado citas de 1Q84, hoy les traigo algunas citas de Tokyo Blues, espero que las disfruten como yo:

“Tal vez deberíamos exteriorizar más nuestras emociones. Si quieres, puedes mostrármelas. Así nos conoceremos mejor.
Si llegas a entenderme ¿qué sucederá después?
Eso no lo tienes claro ¿verdad? No se trata de lo que pueda suceder. En este mundo hay quien le gusta saber los horarios de los medios de transporte […] También hay quien hace barcos de un metro de largo encolando palillos. Por lo tanto, no es tan raro que haya por lo menos una persona que quiera entenderte ¿no te parece?
¿Cómo una especie de pasatiempo?
Si quieres, puedes llamarlo así. En general, las personas le llaman simpatía o amor.”

“No te precipites. Aunque las cosas estén tan intrincadas que no sepas cómo salir del paso, no debes desesperarte, no debes de perder la paciencia y tirar de un hilo antes de la cuenta. Hay que desenredarlos uno a uno, hay que tomarse todo el tiempo necesario.”

"Lo que si era distinto era que allí todos charlaban en un tono de voz uniforme. Nadie gritaba ni susurraba. Nadie se reía a carcajadas ni lanzaba gritos de sorpresa, nadie llamaba a nadie alzando la mano. Todos charlaban en voz baja, en el mismo volumen [...] Cuando uno hablaba, los demás escuchaban con atención, asentían, y cuando aquél terminaba, otro tomaba la palabra [...] Además, no hace falta alzar la voz. No es necesario convencer a nadie de nada ni llamar la atención"

"¿Cuáles son tus principios? Ser un caballero. ¿Y qué quiere decir ser un caballero? Un caballero es quien hace, no lo que quiere, sino lo que debe hacer"

¿Un amor perfecto?
¡No, hombre! No pido tanto. Lo que quiero es simple egoísmo. Un egoísmo perfecto. Por ejemplo: te digo que quiero un pastel de fresa, y entonces tú lo dejas todo y vas a comprármelo. Vuelves jadeando y me lo ofreces. "Toma. Tu pastel fresa", me dices. Y te suelto: "Ya se me han quitado las ganas de comérmelo". Y lo arrojo por la ventana. Eso es lo que yo quiero.
No creo que eso sea amor. 
Para las chicas, a veces eso tiene una gran importancia.
¿Arrojar pasteles de fresa por la ventana?.
Sí. yo quiero que mi novio me diga lo siguiente: Ha sido culpa mía. Tendría que haber supuesto que se te quitarían las ganas de comer pastel de fresa. Soy un estúpido, un insensible. Iré a comprarte otra cosa para que me perdones. ¿Qué te apetece? ¿Mousse de chocolate? ¿Tarta de queso?.
¿Y que sucedería a continuación?.
Pues que yo a una persona que hiciera esto por mí la querría mucho.

"[...] pero tenía por principio no adentrarse en una obra hasta que hubieran transcurrido 30 años de la muerte del autor. "Sólo me fío de esos libros", decía [...] Si leyera lo mismo que los demás, acabaría pensando como ellos. ¡El mundo esta lleno de mediocres! A la gente que vale la pena le daría vergüenza hacer lo que hacen ésos."
"Hice un cálculo mental: Todavía no han pasado 30 años desde la muerte de Scott Fitzgerald. Y que más da. ¡Por 2 años! -exclamó-. Aun escritor tan extraordinario como él lo adelanto."

“La característica de su obra radica en que hay diferentes cosas que se van complicando las unas con las otras hasta que cualquier movimiento se hace imposible. Salen muchos personajes, cada uno con sus propias circunstancias, razones y quejas, todos persiguiendo, a su modo, la justicia y la felicidad. Por ello, todos acaban encontrándose en un callejón sin salida. Lógico ¿no le parece? Es imposible que prevalezca la idea de justicia, que todos alcancen la felicidad. Y se produce el inevitable caos ¿Entonces que cree usted que sucede? En realidad, algo muy simple. Al final aparece un Dios. Y controla el tráfico. Tú vas para allá, tú te quedas aquí. Tú te juntas con aquel, tú te quedas aquí un rato quieto. Todo se resuelve. A esto se le llama Deux ex machina”
“En las obras de Eurípides suele aparecer casi siempre un deux ex machina […] ¡Sería tan cómodo que existiera un deux ex machina en el mundo real! ¿No le parece? Cuando alguien pensara: ¿Y ahora que hago? ¡Estoy atrapado! Un Dios bajaría deslizándose desde lo alto y lo resolvería todo. Nada podría ser más fácil. En fin, esto es historia del Teatro II. Éstas son las cosas que estudiamos en la universidad.”


Comentarios