Por qué el puntaje de crédito de los consumidores debería de ser información de libre acceso


Muchos habrán visto alguna vez en alguna serie o película estadounidense que alguien va a solicitar un préstamo o comprar algo a crédito, le piden su número de la seguridad social o el carnet de conducir, lo revisan en la computadora y casi de manera inmediata le informan si es sujeto o no a crédito y en algunos casos el monto límite al cual se podría acceder. Pues lo que se ha descrito anteriormente, es una revisión por parte del prestamista al historial crediticio del solicitante (prestatario) y en nuestro caso el prestatario a accedido al puntaje de crédito del solicitante (calidad crediticia del prestatario), lo cual permite al prestamista ofrecer un límite máximo del crédito, el cual varía según las políticas de riesgo de cada prestamista: los que asumen más riesgo pedirán mayores garantías y cobrarán mayores tipos de interés, es decir, ofrecerán un préstamo más caro a cambio de asumir mayor riesgo de impago. En cambio, los prestamistas que son adversos al riesgo, sólo otorgarán créditos a aquellos agentes (prestatarios) que poseen buena calidad crediticia, y por tanto, pueden ofrecen préstamos más económicos, flexibles y accesibles. Por estas razones, es importante contar con un buen puntaje de crédito o calificación crediticia, ya seas un consumidor o una empresa.

Un buró de crédito o una agencia de informes crediticios, es una agencia de cobro que recopila información de varios acreedores y proporciona esa información a una agencia de informes crediticios y a prestamistas privados (no es lo mismo que una agencia de calificación crediticia). Este tipo de organismos suelen estar constituidos como sociedades de información crediticia, las cuales se dedican a integrar y proporcionar información previa a la concesión de un crédito. Así, tienen la función de registrar el historial crediticio de las personas y empresas que hayan obtenido algún tipo de crédito, financiamiento, préstamo o servicio.

Descripción de un Buró de Crédito en términos económicos:

Una "Agencia de Información Crediticia" es una organización que brinda información sobre los hábitos de endeudamiento y pago de cuentas de los individuos. La información crediticia, supone una valiosa herramienta que permite predecir su comportamiento futuro. Dichas instituciones de información crediticia reducen el efecto de la información asimétrica entre prestatarios y prestamistas, y alivian los problemas de selección adversa y riesgo moral. Por ejemplo, la información crediticia adecuada podría facilitar a los prestamistas el control y la supervisión de los prestatarios, así como evitar otorgar préstamos a individuos de alto riesgo. Esto ayuda a los prestamistas a evaluar la solvencia crediticia, la capacidad de devolver un préstamo y puede afectar los tipos de interés y otros términos de un préstamo. Las tasas de interés no son las mismas para todos, sino que pueden basarse en precios basados ​​en el riesgo, una forma de discriminación de precios basada en los diferentes riesgos esperados de diferentes prestatarios, como se establece en su calificación crediticia. Los consumidores con historiales de pagos deficientes de crédito u obligaciones de deuda adjudicadas por el tribunal, como gravámenes fiscales o bancarrotas pagarán una tasa de interés anual más alta que los consumidores que no tienen estos factores. Además, los responsables de la toma de decisiones en áreas no relacionadas con el crédito al consumo, incluida la detección de empleo y la suscripción de seguros de propiedad y accidentes, dependen cada vez más de los registros de crédito, ya que los estudios han demostrado que dichos registros tienen un valor predictivo. Al mismo tiempo, los consumidores también se benefician de un buen sistema de información crediticia porque reduce el efecto del monopolio crediticio de los bancos y ofrece incentivos para que los prestatarios paguen sus préstamos a tiempo.

En los EE.UU., las agencias de informes de consumidores recopilan y agregan información personal, datos financieros y datos alternativos sobre personas de una variedad de fuentes llamadas proveedores de información con las cuales las agencias de informes tienen una relación. Los proveedores de datos son típicamente acreedores, prestamistas, servicios públicos, agencias de cobro de deudas (oficinas de crédito) y tribunales (es decir, registros públicos) con los que el consumidor ha tenido una relación o experiencia. Los proveedores de datos informan su experiencia de pago con el consumidor a las agencias de informes crediticios. Los datos proporcionados por los proveedores, así como los recopilados por las oficinas, se agregan luego al depósito o archivos de datos de la agencia de informes del consumidor. La información resultante se pone a disposición previa solicitud a los clientes de las agencias de informes crediticios a los efectos de la evaluación del riesgo de crédito, calificación de crédito o para otros fines, como la consideración de empleo o el alquiler de un departamento. Dado el gran número de prestatarios de consumo, estos puntajes de crédito tienden a ser mecánicos. Para simplificar el proceso analítico para sus clientes, las diferentes agencias de informes de consumidores pueden aplicar un algoritmo matemático para proporcionar un puntaje que el cliente puede usar para evaluar más rápidamente la probabilidad de que un individuo pague una deuda dada la frecuencia con que otros individuos en situaciones similares han incumplido La mayoría de los defensores del bienestar de los consumidores aconsejan a las personas que revisen sus informes de crédito al menos una vez al año para asegurarse de que sean precisos.


Ejemplo de modelo de puntaje de crédito (credit score):

El puntaje FICO fue introducido por primera vez en 1989. El modelo FICO es utilizado por la gran mayoría de los bancos y otorgantes de crédito, y se basa en los archivos de crédito del consumidor de las tres oficinas nacionales de crédito: Experian, Equifax y TransUnion (Aquí una lista por países y sus agencias nacionales de información crediticia). Debido a que el archivo de crédito de un consumidor puede contener información diferente en cada una de las agencias (los puntajes de FICO pueden variar según la oficina que proporcione la información a FICO para generar el puntaje).

Los puntajes de crédito están diseñados para medir el riesgo de incumplimiento tomando en cuenta varios factores en el historial financiero de una persona. Aunque las fórmulas exactas para calcular los puntajes de crédito son secretas (el algoritmo que predice la calidad del prestatario en base a su historial crediticio), FICO señala que toma en cuenta los siguientes componentes (peso porcentual dentro del modelo) para su puntaje de crédito:
  • 35%: historial de pagos: esto se describe mejor como la presencia o falta de información peyorativa. Quiebra, gravámenes, juicios, liquidaciones, cancelaciones, embargos, ejecuciones hipotecarias y pagos atrasados ​​pueden causar la pérdida de un puntaje FICO.
  • 30%: carga de la deuda: esta categoría considera una serie de medidas específicas de la deuda. Según FICO, existen seis métricas diferentes en la categoría de deuda, incluida la razón de deuda a límite, la cantidad de cuentas con saldos, el monto adeudado en diferentes tipos de cuentas y el monto pagado en préstamos a plazos.
  • 15%: duración del historial de crédito, también conocido como Tiempo en el archivo: a medida que el historial de crédito envejece, puede tener un impacto positivo en su puntaje FICO. Hay dos métricas en esta categoría: la edad promedio de las cuentas en su informe y la edad de la cuenta más antigua.
  • 10%: tipos de crédito utilizados (cuotas, revolvente, financiamiento del consumidor, hipoteca): los consumidores pueden beneficiarse al tener un historial de administrar diferentes tipos de crédito.
  • 10%: búsquedas recientes de crédito: las consultas de crédito duro, que ocurren cuando los consumidores solicitan una tarjeta de crédito o un préstamo (ya sea de manera rotativa o no), pueden perjudicar los puntajes, especialmente si se realizan en grandes cantidades. Las personas que están "comprando tarifas" para una hipoteca, préstamo de automóvil o préstamo estudiantil en un período corto (dos semanas o 45 días, dependiendo de la generación del puntaje FICO utilizado) probablemente no experimentarán una disminución significativa en sus puntajes como resultado de estos tipos de consultas, ya que el modelo de puntaje de FICO considera todos esos tipos de consultas difíciles que ocurren entre 14 o 45 días el uno para el otro como una sola. Además, las solicitudes de préstamos hipotecarios, automotrices y estudiantiles no cuentan en absoluto en un puntaje FICO si tienen menos de 30 días. Si bien todas las consultas de crédito se registran y muestran en los informes de crédito personales durante dos años, no tienen efecto después del primer año porque el sistema de puntuación de FICO las ignora después de 12 meses. Las consultas de crédito hechas por el consumidor (como sacar un informe de crédito para uso personal), por un empleador (para verificación de empleados) o por compañías que inician ofertas de crédito o seguros previamente seleccionados no tienen ningún impacto en un puntaje crediticio: se denominan "consultas blandas" o "compensaciones flexibles", y no aparecen en un informe de crédito utilizado por los prestamistas, solo en los informes personales. Las consultas blandas no son consideradas por los sistemas de puntaje crediticio.


Ahora bien, explique todo lo anterior para destacar la importancia de por qué el puntaje de crédito debería de ser información más accesible, y más hoy en día, donde con una app podríamos verificar nuestro puntaje de crédito lo más actualizado posible (1 mes de demora) y no tener que pagar por un informe anual que tarda en promedio 72 horas.

Pues el caso de hoy, es que en EE.UU. está de moda ser "consumidor super-prime", es decir, sujeto a crédito de alta calidad (con un puntaje FICO de 850 o más). A continuación les relato el caso:

Actualmente, unos 200 millones de consumidores estadounidenses tienen puntajes de crédito FICO, mientras que poco menos de 3 millones, o alrededor del 1,4 por ciento, tienen 850 puntos perfectos. Eso es según Fair Isaac Corp., la compañía detrás del modelo de puntaje de 28 años usado por los prestamistas para predecir si pagará un préstamo. Pero a lo largo de los años, el número se ha convertido en mucho más que eso: ahora es un tótem estadounidense de éxito o fracaso, esperanza o desesperación, seguridad o riesgo. Si bien existen modelos que compiten entre sí, casi cualquier persona que tenga una tarjeta de crédito sabe que un número que oscila entre 300 y 850 tiene una gran influencia sobre su vida financiera.

Estados Unidos finalmente podría estar acercándose a lo que podría llamarse, posiblemente, puntaje crediticio máximo. Este año, el número FICO nacional promedio es de 700, justo por encima de donde estaba en octubre de 2006, antes del período previo a nuestro colapso financiero más reciente. Las filas de los consumidores "súper prime" (aquellos con puntajes de 800 en adelante) han aumentado constantemente desde 2010, y ahora suman más de 41 millones, más que los consumidores con puntajes de 600 o menos.

Una gran razón para esto es que las finanzas del consumidor estadounidense generalmente están en buena forma. Si bien el nivel general de la deuda de los hogares ha vuelto a su pico anterior a la recesión, sigue siendo bajo en comparación con los ingresos, dice Mark Zandi, economista jefe de Moody's Analytics. El servicio de la deuda -el capital y los pagos de intereses como un porcentaje de los ingresos- está en mínimos históricos, ayudado por el refinanciamiento de la hipoteca en la última década.

En el siguiente gráfico se muestra la evolución desde el 2005 de los consumidores super-prime en los EE.UU. hasta el 2017:

Anteriormente, solía ​​ser que el puntaje de crédito era información oculta para los prestatarios o tenían que pagar para ver su puntaje o historial crediticio. Ahora las compañías de tarjetas de crédito no pueden esperar para mostrarle a los prestatarios su puntaje de forma gratuita. Sin embargo, esos números de tres dígitos que recibe cada mes no son necesariamente los que usan los prestamistas. En realidad, tiene docenas de puntajes, algunos basados ​​en versiones anteriores de modelos de puntaje FICO y otros desarrollados por las tres grandes agencias de crédito. Y su puntaje variará según la industria del prestamista: servicios de hipotecas, préstamos para automóviles, tarjetas de crédito y telecomunicaciones.

Es posible que toda esta transparencia haya impulsado nuestra búsqueda de solvencia crediticia (un efecto incentivo). Lo que definitivamente ha ayudado es una disminución constante en la morosidad de pagos de más de 90 días, especialmente en préstamos inmobiliarios. Todas esas entradas de crédito negativas ganadas en la recesión también han comenzado a desaparecer de los informes gracias a la regla de siete años en el buró de crédito en los EE.UU.. Mientras tanto, los pagos automáticos de facturas están eliminando el error humano de la ecuación. Una pausa en el crecimiento de las nuevas cuentas de alto riesgo desde principios de 2012 hasta principios de 2014, y la persistente reticencia de los consumidores a buscar nuevos créditos tampoco ha afectado (la solicitud de más crédito anula temporalmente su puntaje).

Para ser justos, algunos expertos consideran que la conciencia crediticia estadounidense está en un punto de inflexión posterior a la recesión. Sin embargo, en lugar de préstamos hipotecarios dudosos, en la actualidad el factor de riesgo son los préstamos automotrices subprime, donde la morosidad ha estado aumentando durante cuatro años.

Mientras que los pagos finales de las tarjetas de crédito y de la hipoteca también están comenzando a funcionar, Zandi cree que esas medidas "simplemente están volviendo a las normas históricas". Pero hay otra explicación posible: el debilitamiento del poder predictivo de los puntajes de crédito a medida que los consumidores aprenden cómo jugar con el sistema.

"Es posible que los modelos de puntaje no nos cuenten lo mismo que históricamente, porque la gente está tan concentrada en sus puntajes y está trabajando duro para ayudarlos", dice Zandi. Esas estrategias de reducción de puntaje están "desordenándose con su relación con el riesgo crediticio subyacente".

Ethan Dornhelm, vicepresidente de puntajes y análisis en FICO, dijo que la compañía no ve "evidencia de juegos de puntaje". Los últimos aumentos en la morosidad de las tarjetas de crédito están en los bancos, dijo, ya que más consumidores con bajas calificaciones obtienen crédito, ya que los bancos como prestamistas compiten agresivamente por la captación de nuevos clientes para sus tarjetas de crédito. Además, sabemos que nuestro puntaje de crédito establece las tasas de interés sobre lo que tomamos prestado. Pero es posible que muchos no se den cuenta de que también afecta las ofertas de tarjetas, los servicios de depósito que se requieren, la tasa de seguro, el alquiler del apartamento o el plan de pago de un teléfono móvil. En nuestra sociedad, es un número de tres dígitos que puede abrir o cerrar puertas. No es sorprendente que muchos consumidores hipercompetitivos se obsesionen con esto. Y cuando los estadounidenses se obsesionan con algo, comienzan a buscar una ventaja.

Destacar que actualmente el puntaje de crédito se ha convertido en un contador de caracteres tan popular que existen servicios de citas basados ​​en ellos. Un estudio académico de 2015 encontró que "la calidad en los puntajes de crédito, medidos en el momento de la formación de la relación , son altamente predictivos de separaciones subsecuentes". La investigación sugirió que los puntajes de crédito revelan la habilidad de relación y el nivel de compromiso de un individuo.


A manera de conclusión: La educación financiera y un acceso a nuestro puntaje de crédito de la fuente de datos principal de cada país a través de dispositivos móviles (lo ideal es que fuera gratuito, pero al menos que su costo sea lo bastante accesible para que la gran mayoría de la población pueda acceder a este tipo de información financiera), es un incentivo para que los prestatarios sean más prudentes con sus deudas, lo que implicaría una baja morosidad, un aumento de los prestatarios de alta calidad crediticia, una reducción del riesgo de crédito en el mercado nacional, mejorando el acceso al crédito (bajos tipos de interés, comisiones, y garantías entre otros términos de los contratos de deuda).

Comentarios