Cierre 2017: inflación anual América Latina y cuarta revolución industrial


Para un buen crecimiento y desarrollo, siempre hay que tener en cuenta aspectos como una baja inflación (por debajo del 4%), así como una baja tasa de desempleo y por otra parte, una evolución en cuestiones relacionadas con las nuevas tecnología (desarrollo tecnológico o cuarta revolución industrial). En este sentido, les dejo los datos de cómo cerró el año 2017 América Latina con respecto a la inflación anual y la cuarta revolución industrial. 

Inflación:

Venezuela fue el país que tuvo la suba de precios más alta, con un registro de 2.616%.

Pero excluyendo al país caribeño, solo dos mostraron una suba de precios más alta. Fueron Argentina que cerró el año con 24,8% y México con 6,77%. Cercanos a Uruguay (6.55%) se colocaron Nicaragua y Guatemala, con una inflación de 5,68% en los dos casos.

En el fondo del listado se ubicó Ecuador con un dato negativo de - 0,2% (deflación), seguido por Perú con una suba de precios de 1,36% y El Salvador con 2,04%. Brasil se ubicó en décimo lugar con 2,95%.

Cuarta revolución industrial:

La cuarta revolución industrial, término acuñado por el fundador y presidente ejecutivo del FEM, Klaus Schwab, se refiere a la revolución digital que ha estado ocurriendo desde mediados del siglo pasado y se caracteriza por "una fusión de tecnologías que difumina las líneas entre las esferas físicas, digitales y biológicas".

Para poder prepararse y capitalizar esta cuarta revolución industrial, el FEM analiza los "motores" de los sistemas de producción de cien países, como son la tecnología y la innovación, el capital humano, el comercio global y la inversión, el marco institucional, recursos sostenibles y el entorno de la demanda.

También analiza la estructura de la producción, que mide el tamaño y la complejidad de la producción de un país.

Pero son los "motores" o impulsores de los sistemas de producción los que posicionan un país en una vía más o menos ventajosa para beneficiarse de la cuarta revolución industrial.

Aproximadamente el 90 % de los países de América Latina, Oriente Medio, África y Eurasia incluidos en el análisis son clasificados como países "emergentes" o el grupo menos preparado para el futuro de las nuevas formas de producción.

México forma parte de los países con legado o un sistema heredado, que normalmente tienen una fuerte estructura de producción pero muestran un bajo nivel de preparación para el futuro de la producción debido a un rendimiento débil en el apartado de los "motores" o impulsores de la producción.

México figura en el puesto 49 de estos impulsores, pero en el 22 en el de la estructura de la producción.

Brasil a su vez forma parte de los países "emergentes", compuesto por 58 economías de todas las regiones salvo Norteamérica.

Se trata del grupo más grande y se caracteriza por bajos niveles de preparación para la futura producción como reflejan un rendimiento más débil en los impulsores así como una estructura de producción limitada.

De los cien países incluidos en el informe, solo 25 de Europa, Norteamérica y Asia oriental son calificados por el FEM como economía líderes o en la mejor posición para beneficiarse de la "cambiante naturaleza de la producción".

Esos 25 países acumulan ya más del 75 % del valor de mercado añadido y se encuentran bien posicionados para aumentar su cuota en el futuro.

España se encuentra entre los países líderes, que, en el capítulo de los "motores" de la producción encabezan EE.UU., Singapur y Suiza, y en el de la estructura de la producción Japón, Corea del Sur y Alemania, de acuerdo con el informe.

Referencias:


Comentarios