Mario Draghi habla sobre el futuro del QE y el riesgo de volatilidad en el mercado de activos


La inflación, aún en niveles muy bajos, coge aliento lentamente, el crecimiento ha vuelto pese a la aparición de algún dato menos positivo de lo esperado, y las condiciones financieras se normalizan.

Draghi insistió en que su política monetaria ultraexpansiva funciona al ritmo adecuado. En otras palabras: dijo que no va a modificarla ni un ápice, pese a las voces de alarma que advierten de que bajo la relativa calma actual puede estar gestándose la próxima burbuja.

Los mensajes del jefe del BCE son siempre ambivalentes, y junto a ese recado expansivo dejó un puntilloso aviso a navegantes. “Con los tipos de interés tan bajos, los mercados van a tener que acostumbrarse a estos niveles de volatilidad”, dijo en referencia a las rápidas subidas de los intereses en el mercado de deuda. Quienes esperaban una muestra de preocupación por ese flanco se llevaron un chasco. “Si fuera necesario, podemos reconsiderar el volumen y el diseño de nuestras medidas, pero ahora mismo el consejo de gobierno del BCE es unánime en que no hace falta”, subrayó.

Como se puede apreciar, la respuesta y la posición del BCE es firme y contundente, se mantiene el objetivo para aumentar la inflación en la eurozona, y aunque exista riesgo en los mercados de activos, no existe un plan de contingencia en este caso.

Cuando escuche en vivo por televisión, el anuncio del BCE la primera vez, pensé, que estaba mal que el BCE no considerase el riesgo de volatilidad en los mercados de activos como resultado de la actual política ultraexpansiva de la UE, pero después, pensé que dadas las expectativas racionales de los agentes, si el BCE tiene un plan de contingencia, es mejor no desvelarlo ahora, y actuar por sorpresa en caso de que sea necesario, adelantándose así, al movimiento o conjunto de decisiones de los inversores. Releyendo el tema, creo que la posición -de momento- del BCE es correcta y si estoy de acuerdo, que ahora es más importante preocuparse por sacar adelante las Reformas que necesitan concretarse en la UE y de las cuales, ya llevan mucho tiempo evitando concretarlas, para mí, como para muchos, es lo más urgente y de eso depende el éxito de la UE en el futuro.

Finalmente, conviene destacar  a que tipo de volatilidad se refería Mario Draghi en su presentación:

En este caso, se trata del movimiento que experimentan los precios de los bonos, que suben y bajan en dirección inversa de la rentabilidad, como consecuencia de las compras o las ventas de los inversores en el mercado. En renta fija, cuando los precios suben, es porque las rentabilidades que exige el mercado caen, y viceversa. Por lo tanto, a lo que se refería Draghi es a que estos precios (y rentabilidades) dejarán de moverse tan calmados como lo hicieron hasta el primer trimestre de este año.

Esta volatilidad no es otra cosa que una medida de la frecuencia e intensidad de la variación de los precios de un activo, pueden ser acciones, opciones, futuros o, como en este caso, bonos. O lo que es lo mismo, el mayor o menor movimiento del mercado en su proceso de formación de los precios con las compras y las ventas de los inversores.

Comentarios