lunes, 29 de junio de 2015

El futuro del sistema de pensiones español

La semana pasada, el gobernador del Banco de España, Luis María Linde, señalo la necesidad de complementar el sistema público de pensiones con uno privado, porque la mera aplicación del sistema actual llevará "de modo inexorable" y por parámetros demográficos a la reducción de las prestaciones en términos reales.

Tal y como el señaló: "los españoles deben saber lo que pueden esperar del sistema actual". De hecho, consideró bueno explicar las cosas con claridad y que los españoles estén informados de lo que puede ocurrir con el sistema. "Es una cuestión de transparencia y no decirlo es ocultar la realidad a los españoles".

La justificación de estas afirmaciones se basan en hechos reales e innegables de la economía española:

"España, como otros países europeos, tiene un problema demográfico muy claro, con una caída muy brusca y profunda de los nacimientos y una esperanza de vida que aumenta con los años."

Después de estas afirmaciones, saltaron los políticos que gobiernan, para asegurarle a la población española, que las pensiones de los españoles se encontraban "garantizadas".

Lo que señalo Linde, es algo real y pasará, digan lo que digan, los políticos ahora. Privatizar el sistema de pensiones español, es en realidad una de las cosas que tendrán que hacer tarde o temprano, por una parte, la famosa "hucha" de la pensiones española, prácticamente no tiene el dinero en liquido, ya que el gobierno a partir de la crisis 2008/2009 ha ido tomando el dinero de ahí, cambiándolo por "vales de deuda española".

En México, en 1997, se reformo el sistema de pensiones (véase Sistemas de capitalización individual de pensiones en el mundo), para ello, se crearon Administradoras de Fondos para el Retiro, (AFORES), que son instituciones financieras privadas de México, que administran fondos de retiro y ahorro de los trabajadores.

¿Cómo funcionan los AFORES en México?

Cada trabajador asegurado tiene derecho a una cuenta individual en una AFORE, cuando el trabajador no elige una AFORE sus recursos van a una cuenta concentradora, tiempo después es asignado a una AFORE, pero puede solicitar el traspaso de los recursos a la AFORE de su preferencia una vez al año, los depósitos en esta cuenta son aportados por el trabajador, el patrón y el estado, el aporte se realiza cada bimestre. La cuenta se subdivide en:
  • Retiro
  • Aportaciones voluntarias
  • Aportaciones complementarias
  • Vivienda

El dinero depositado en las AFORES se invierte para generar rendimientos y a su vez incrementar el saldo total de la cuenta al momento del retiro del trabajador. Las inversiones de estos recursos están a cargo de las Sociedades de inversión especializadas de fondos para el retiro.

La justificación de la existencia de este tipo de sistemas de pensiones mixtos, se justifican bajo el argumento de ser más eficientes y la reducción de costes. Sin embargo, estos sistemas de pensiones al estar ligados a fondos privados de inversión, no están exentos de críticas. Dichas críticas, se resuelven con reformas que aseguren la eficiencia de estos sistemas de pensiones mixtos,

Otra medida impopular dentro de la agenda de la economía española, será la reducción de las universidades públicas.

Actualmente, en España existen 50 universidades publicas para 17 comunidades autónomas (sin contar Ceuta y Melilla, que se consideran ciudades autónomas). Prácticamente, hay 2,94 universidades públicas por comunidad autónoma en España (Canarias que es una región con 2.5 millones de habitantes, cuenta con 2 universidades; Andalucía cuenta con 10). Según datos 2013/2014 del propio Ministerio de Educación español, en España si se considera sólo la población universitaria total, de ciclo, grado y máster, de media, hay 19.000 estudiantes por universidad.

Las universidades españolas, deben de ser más eficientes y competitivas, y no se trata del número de horas del profesorado, es el sistema en si, necesita una reforma importante.

No hay comentarios: