Fusiones y adquisiciones: el caso de Disney y Fox


A finales de noviembre del presente año, les contaba sobre las negociaciones de Disney para comprar la Fox y lo que supondría (véase: Disney contraataca). Pues la semana pasada, ya se confirmó la adquisición de Fox por parte de Disney. Los datos relevantes en resumen son los siguiente:
  • Walt Disney cierra un acuerdo con Twenty-First Century Fox para hacerse con sus estudios de cine y de televisión por 52.400 millones de dólares (44.300 millones de euros).
  • La mayor compañía de entretenimiento del mundo se hace así con la vasta librería de contenido de su rival, con su red de distribución internacional, canales de televisión y tendrá un mayor control sobre Hulu (plataforma de streaming que la ABC comparte con Fox, la NBC y Time Warner).
  • La adquisición no incluye Fox Broadcasting.
  • El valor total de la operación asciende a 66.100 millones de dólares (55.860 millones de euros e incluye las deudas de la Fox).
  • El traspaso se hará mediante un intercambio de acciones (fórmula que ya ha sido utilizada por Disney en la compra de los estudios de animación Pixar, Marvel y Lucasfilm).
  • Los propietarios de Fox controlarán el 25% del capital de Disney cuando se complete la venta.
  • La familia Murdoch, que tiene una participación del 39% en Fox, tendrá el 5% en la nueva Disney.
  • El acuerdo sería finalizado en entre 12 y 18 meses si los reguladores lo aprueban.
  • Un total de 19 franquicias pertenecen ahora a Disney. Desde 'Los 4 Fantásticos' a 'Avatar', pasando por 'Sólo en casa', Jungla de cristal' o 'Alien', éstas son todas las nuevas propiedades del enorme monopolio en el que se está convirtiendo la compañía creada por Walt.

Algunas implicaciones en la industria del cine:

  • Esta es la primera gran consolidación en Hollywood desde que Comcast absorbió Universal Pictures en 2011. Con Fox y Disney bajo un mismo techo corporativo, los grandes estudios pasarán de seis a cinco.
  • Comcast, que compró DreamWorks Animation el año pasado, puede sentir que debe comprar otro estudio para mantenerse competitivo. Mientras tanto, estudios independientes más pequeños, como Lions Gate Entertainment y Metro-Goldwyn-Mayer, o entidades más grandes como Paramount Pictures, de Viacom, podrían enfrentar más presión para vender.
  • Hacerse más grande daría a los estudios más contenido y propiedad intelectual, a la vez que reduciría los costos, ayudándoles a crear películas que dominen la taquilla de fin de semana.
  • Entre mayor sea el tamaño del estudio de cine, mayor será su poder para colocar sus contenidos en cine.
Sin embargo, una mayor concentración de la industria del cine tiene sus cuestiones. Por ejemplo, un acuerdo de Disney-Fox seguiría a años de creciente concentración en la taquilla, y la mayoría de las ventas de entradas se destinarían a un número menor de películas. El año pasado, las 10 principales películas representaron 34 por ciento de la taquilla en total, frente a un promedio histórico de alrededor de 28 por ciento, de acuerdo con Doug Creutz, analista en Cowen & Co.



Una pregunta que se avecina es si Disney distribuirá cualquier película bajo la etiqueta Fox, o aumentará su producción. Hasta ahora, la estrategia de Disney ha sido reducir el número y tipo de películas que hace para enfocarse en franquicias de gran presupuesto y de corte familiar. 

Fox ha lanzado 22 películas en lo que va del año. Disney ha distribuido solo siete, y aún puede finalizar el año con las ventas de taquilla más altas de cualquier estudio con la última entrega de Star Wars esta semana.

Disney podría reducir la escala de los dramas independientes en el estudio Searchlight de Fox a favor de grandes producciones con secuelas, mercadería y atracciones de parques temáticos. Eso podría dejar menos espacio en los cines para "productos especializados más pequeños" y para jugadores independientes como A24, que distribuye películas ganadoras del Oscar como "Moonlight".



"En el incesante impulso por eliminar la competencia, las grandes empresas tienen un apetito insaciable por la consolidación. Disney y Fox han pasado décadas aprovechando el control oligopólico que los seis principales conglomerados de medios han ejercido sobre la industria del entretenimiento, a menudo a costa de los creadores que impulsan sus operaciones de televisión y cine. Ahora, esta fusión propuesta de competidores directos empeorará las cosas al aumentar sustancialmente el poder de mercado de una corporación combinada de Disney-Fox. Las preocupaciones antimonopolio planteadas por este acuerdo son obvias y significativas. The Writers Guild of America West se opone firmemente a esta fusión y trabajará para garantizar que se cumplan las leyes antimonopolio de nuestro país ".

Con esta transacción, Rupert Murdoch se lleva una victoria de 4 billones de dólares, convirtiéndolo así en la 92º persona más rica del mundo.

Además de que la adquisición de Fox por parte de Disney, supone principalmente recuperar los derechos de Marvel (X-Men, Los 4 Fantásticos, etc.), hacerse con otras franquicias de éxito (Los Simpsons, Avatar, Terminator, Depredador, etc.) y probablemente lo más importante en el futuro que viene acompañado con la ampliación de su catálogo: Disney está construyendo la aplicación de streaming para gobernarlos a todos, dicho de otra manera: Disney está gastando $ 52.4 mil millones para armarse para una guerra con Netflix.


Comentarios