martes, 23 de abril de 2013

Perspectivas de la economía mundial según el FMI

Hoy les traigo 2 posts del FMI, el primero: La recuperación económica mundial avanza a tres velocidades, escrito por Oliver Blanchard, en resumen señala lo siguiente:

  • En las economías de mercados emergentes y en desarrollo, el crecimiento alcanzaría 5,3% en 2013 y 5,7% en 2014; en Estados Unidos, 1,9% en 2013 y 3,0% en 2014; en cambio, en la zona del euro se proyecta un crecimiento de -0,3% en 2013 y apenas 1,1% en 2014.
  • La cifra de crecimiento de Estados Unidos en 2013 quizá no parezca muy alta, y de hecho no bastará para hacer gran mella en una tasa de desempleo persistentemente elevada. Pero la contracara es una consolidación fiscal muy fuerte —diría incluso demasiado fuerte— de alrededor de 1,8% del PIB. La demanda privada subyacente de hecho es sólida, y está alimentada en parte por el bajo nivel de la tasa de política monetaria que tiene previsto mantener la Reserva Federal, la mejora de las condiciones bancarias y la demanda reprimida de vivienda y bienes no perecederos.
  • En Alemania, el crecimiento está cobrando vigor, aunque las previsiones aún apuntan a apenas 0,6% en 2013. En Francia, sería ligeramente negativo en 2013, como resultado de la consolidación fiscal, la debilidad de las exportaciones y la falta de confianza. Un crecimiento bajo en el núcleo de la zona del euro es malo de por sí, y malo para los países de la periferia.
  • Según nuestros pronósticos, los países de la periferia de la zona del euro, especialmente Italia y España, sufrirán contracciones sustanciales en 2013. El proceso de devaluación interna sigue su curso lenta y dolorosamente, y la mayoría de estos países están adquiriendo competitividad con lentitud. Sin embargo, la demanda externa sencillamente carece de fuerza suficiente como para compensar la debilidad de la demanda interna. Continúa intensificándose el círculo vicioso entre bancos débiles, entes soberanos débiles, escasa actividad y, cada vez más, escasa confianza.
  • Japón está trazando su propio rumbo; quizás habría sido más exacto hablar de una recuperación no a tres sino a tres velocidades y media. Tras muchos años de deflación y crecimiento escaso o nulo, el nuevo gobierno ha anunciado una nueva política, basada en una expansión cuantitativa ambiciosa, una meta de inflación positiva, estímulo fiscal y reformas estructurales. Esta política estimulará el crecimiento a corto plazo, y así lo refleja nuestra previsión de 1,4% de crecimiento en 2013. Sin embargo, como la deuda pública es muy elevada, es riesgoso activar el estímulo fiscal sin un plan de consolidación fiscal a mediano plazo: incrementa la probabilidad de que los inversionistas exijan una prima por riesgo y eso, a su vez, conduce a la insostenibilidad de la deuda.
  • Frente a este panorama desigual de las economías avanzadas, la evolución de los países de mercados emergentes en general es buena. Prevemos que China crecerá 8,0% en 2013— aunque ese pronóstico es anterior a las cifras anunciadas ayer, que aún estamos analizando—; India, 5,7%; y Brasil, 3,0%. Todas son tasas superiores a las de 2012.



Viejos riesgos
En primer lugar, aún es necesario reparar la zona del euro.
  1. Mejora del crédito.
  2. Sobreendeudamenti en el sector corporativo en los países de la periferia.
  3. Se identifica a un grupo de empresas débiles que necesitan reducir su deuda con el tiempo.


En segundo lugar, necesitamos bancos sólidos que contribuyan a la recuperación económica.

Nuevos riesgos
Las políticas monetarias expansivas adoptadas por las economías avanzadas han sido esenciales para brindar apoyo a la economía. Sin embargo, un período prolongado de condiciones monetarias laxas podría tener efectos secundarios, como una toma de riesgos y un apalancamiento excesivos, y burbujas de precios de los activos.

¿Vemos evidencias que señalen que estos riesgos se están agudizando?

  • En Estados Unidos, se está observando un deterioro de las normas de suscripción de títulos de deuda corporativa, aunque la situación básica de las empresas es sólida y el apalancamiento está acorde con las tendencias históricas típicas. Asimismo, las bajas tasas de interés están llevando a algunos fondos de pensiones y empresas de seguros a asumir más riesgos para cubrir las brechas cada vez mayores de financiación.
  • En segundo lugar, la distensión monetaria en las economías avanzadas se está propagando a los mercados emergentes. El endeudamiento en mercados internacionales por parte de las empresas de mercados emergentes ha aumentado a un ritmo sin precedentes, exponiéndolas a riesgos cambiarios y elevando el apalancamiento. Esto puede incrementar la vulnerabilidad de las economías emergentes a la volatilidad de los flujos de capital.
  • En tercer lugar, cuando finalmente acabe el prolongado período de distensión monetaria en Estados Unidos estas vulnerabilidades podrían quedar expuestas y se desestabilizarían los mercados de crédito. Dicho de forma sencilla, estamos en territorio desconocido.

No hay comentarios: