La Situación de las Entidades Locales en México (3/3)

Tercera entrega y última de esta serie en "Colaboraciones Especiales":


Es el espacio municipal donde se debe analizar, promover y generar el desarrollo local. Desde esta perspectiva, se pueden dar las condiciones propicias para generar una dinámica endógena de desarrollo local, dado que el nivel de proximidad entre sociedad y gobierno en ocasiones permite construir una acción pública cohesiva y un proyecto compartido, además la escala de conexión de redes de grupos sociales y ciudadanía pueden propiciar de una manera más natural la cooperación y los vínculos para consolidar el capital social. En otras palabras, se podría pensar que en el espacio municipal la vinculación entre desarrollo económico, desarrollo comunitario, y desarrollo humano, se puede buscar dado que las contradicciones del desarrollo serían detectadas y corregidas de forma inmediata y evidente.

En Europa por ejemplo,  es claro que la agenda de políticas públicas locales orientadas al bienestar social y humano se expande de manera muy acelerada desde hace varias décadas. En Estado Unidos de igual forma diversos estudios registran una cada vez mayor presencia de lo local en la agenda de políticas de bienestar social. De la misma manera en América Latina poco a poco se registran tendencias similares. 

El desarrollo local se construye de “abajo hacia arriba”, difícilmente podría ser de otra manera. La agenda de políticas públicas en el espacio local se expande y se profundiza. Buena parte de los municipios de México están asumiendo responsabilidades en impulsar el desarrollo local, en promover la cogestión de programas municipales, en ampliar los mecanismos de intervención para mejorar los niveles de bienestar social. El desarrollo humano poco a poco se ha incorporado y se ha convertido en un “foco de atención” de la acción municipal, mediante programas educativos, de salud, de empleo, de acceso a apoyos diversos por parte de la población.

La cooperación en el nivel local entre ciudadanos, grupos no gubernamentales, y gobierno municipal, reditúa con frecuencia en resultados exitosos y ampliación de los niveles de desarrollo. El gobierno municipal teje redes de cooperación y política pública local y el alcance de los programas promovidos desde este gobierno pueden ser muy significativos.

Sin embargo, los desafíos para que la ola de experiencias de desarrollo local se amplíe en todo el territorio nacional son todavía muy grandes. Si bien se observan experiencias exitosas en todas las regiones del país, en todo tipo de municipios independientemente de su tamaño, y en todo tipo de agrupaciones políticas en el gobierno, todavía hay muchos espacios nacionales donde la ola innovadora y promotora del desarrollo local no ha llegado.

Las actuales condiciones políticas, institucionales, y administrativas de la gestión municipal, empujan más a la discontinuidad que a la continuidad de la acción local. Una señal positiva que está en la mesa de debate actualmente, es la creación a nivel local de la figura de un “Administrador Local” que guía a estas administraciones a una profesionalización en sus gestiones. Además, la ampliación que se legisla del periodo de estas administraciones –pasarlas de 3 años a 4 años de administración- da señales de continuidad a la ejecución de proyectos y políticas públicas. 

No hay que dejar, tanto ciudadanos, académicos y servidores públicos, que el desarrollo local sea solo un conjunto muy interesante de experiencias que llaman la atención por ser todavía las excepciones a la regla; deberá ser regla.

Jorge A. Silva
Economista y Maestría en Administración y Políticas Públicas por el CIDE (Centro de Investigación y Docencia Económica). Actualmente se desempeña como Coordinador de Programas del Banco de Desarrollo de América del Norte (NADB).

Comentarios