viernes, 22 de febrero de 2013

La Acuicultura como sector productor


Hoy en "colaboraciones especiales", Elena Fernández López es Licenciada en Biología por la Universidad de La Laguna (España) y M.S. en Acuicultura por la UB-UAB-UPC. Nos habla sobre la acuicultura como sector productivo en la economía:

Se entiende por Acuicultura, el conjunto de técnicas que permiten la producción de animales y plantas acuáticas para consumo humano, por medio de cierto control de los organismos y de su medio ambiente. Aunque es un tipo de cultivo muy antiguo, desde un punto de vista tecnológico no se ha desarrollado fuertemente hasta en estos últimos 30 años. Tanto es así que actualmente alrededor de la mitad del consumo de productos acuáticos procede de actividades de acuicultura. Este hecho queda muy bien reflejado en el siguiente gráfico, elaborado por Apromar en base a datos de la FAO, donde queda reflejada la producción en el sector de la acuicultura, a nivel mundial, frente a la obtención de capturas por pesca, expresado en toneladas, para los últimos 60 años.



Las razones del notable crecimiento que ha experimentado en los últimos años se deben principalmente, al aumento demográfico y el consecuente aumento de la demanda de alimento. También, a cambios en los hábitos de consumo, caracterizado por un aumento en el consumo de kg de pescado por persona y año y, por la necesidad generada de producir pescado frente a una disminución en las capturas por pesca, debido a la sobrexplotación de los stocks pesqueros.

Este nivel de producción mueve alrededor de 88.120 millones de euros, implicando gran cantidad de puestos de trabajo directo y algunos más indirectos. Además, es importante remarcar que buena parte de estos puestos de trabajo requieren de formación especializada a distintos niveles.

Entre los sectores relacionados directamente con la producción acuícola, podríamos mencionar aquellos encargados de proveer la tecnología necesaria para poder desarrollar todo el proceso de producción. También es muy importante el sector nutricional, ya que a nivel de costes, éstos representan prácticamente la mitad del coste final de producción. En el sector nutricional no solamente estaríamos hablando de la propia producción de piensos, sino también de cultivos auxiliares tanto de alimento vivo, principalmente rotíferos y artemia, como de fitoplancton, microalgas. 

Todo el conjunto de actividades mencionadas está fuertemente respaldado por un gran esfuerzo de desarrollo enmarcado en I+D+i. En él, se engloba el desarrollo de la propia zootecnia a nivel científico y tecnológico, la mejora en la eficiencia de producción y el equilibrio con el medio ambiente así como, la búsqueda de nuevas especies candidatas a ser producidas a nivel comercial. La condición para que esto último sea posible es que se pueda desarrollar el ciclo biológico completo en cautividad.

Actualmente, la tecnología disponible permite adaptar la acuicultura a distintos ambientes, ya sea a cultivos de agua dulce, como de agua de mar y permite el cultivo de gran variedad de especies. De hecho, la simplicidad de algunos cultivos ha permitido la generación de alimento en aquellas zonas menos desarrolladas. A partir de aquí la biomasa de producción y la dimensión de las instalaciones se pueden aumentar dándole la complejidad tecnológica que se desee, en función de los objetivos. Se pueden utilizar desde estanques naturales aprovechando los recursos que nos ofrece el emplazamiento de las instalaciones, tanques al descubierto, de fácil construcción y mantenimiento. También se pueden instalar jaulas en el mar, etc. En cuanto al sistema de producción, podemos usar los recursos acuáticos que nos brinda el medio, mediante sistemas de circulación abierto, simplemente dejando fluir el agua a través de nuestras instalaciones o se puede instalar un sistema de recirculación (RAS, por sus siglas en inglés). 

Este último caso es muy interesante porque a diferencia de los anteriores, se recircula un volumen de agua importante, habiendo tan solo una renovación parcial del volumen total del agua de la planta. De esta manera se evita el consumo de agua, que podría considerarse un factor limitante en determinadas situaciones. Además, por la intensidad de determinados sistemas de producción, sobretodo en el cultivo de peces se introduce en el medio, gran cantidad de materia orgánica, causando grandes desequilibrios, hecho que se evita con este tipo de sistemas ya que permite concentrar esta materia orgánica y demás desechos, para su posterior eliminación a través de los procedimientos adecuados.

Como se puede observar la potencialidad de la acuicultura ofrece grandes oportunidades tanto a países en vías de desarrollo como a aquellos que tecnológicamente gozan de un buen desarrollo industrial.  Personalmente, considero que aún queda mucho por innovar. Esto es tan solo unas pinceladas entorno a un sector que a menudo es bastante desconocido.

No hay comentarios: