jueves, 14 de febrero de 2013

El libro electrónico (ebook) y los nuevos hábitos de lectura


Me considero una persona de las que le encanta leer: leo desde artículos científicos, revistas (cine, música), al menos 2 periódicos distintos al día, y cuando tengo que esperar en algún sitio y lo único disponible para leer son revistas de chismes o moda femenina (Vogue, Cosmopolitan, etc.) pues también las leo, aunque sea para reírme o pasar el rato. Mi habito de lectura incluye leer una novela al mes (algunas novelas me llevan 15 días y otras hasta 3 meses). Hasta hace unos meses, adquiría mis libros de segunda mano, y en casos muy especiales (aquellas novelas que quería leer y no encontraba usada) compraba nuevo.

Los inconvenientes de mi habito de lectura:
  1. No leo best sellers.
  2. Los libros se han vuelto muy caros (en España un libro nuevo por menos de 10 euros es una cosa rara, cuando lo has por debajo de ese precio, suelen ser obras antiguas, no best-sellers o libros del montón), el precio promedio de un libro oscila los 20 euros.
  3. Ocupan mucho espacio cuando se lee mucho. Además no puedo andar cargando con todos.

Por tanto, veo solucionados todos mis inconvenientes personales en mí hábito de lectura, ya que hoy en día tengo un ebook.

  • El futuro de la lectura ya no será lineal, sino radiall: el e-book, será una lectura multimodal, es decir, podrá incluir letras, imágenes, enlaces, vídeos, etc.
  • Los libros electrónicos permiten saltar a imágenes, música o diccionarios
  • Las ediciones en papel serán un lujo y un placer.


Más de la mitad de los españoles lee ya en soporte digital, según el informe Hábitos de lectura y compra de libros en España 2011 (el 52,5% de la población, aunque solo el 6,8% lee libros de esta manera). En ordenadores, teléfonos móviles, agendas electrónicas o e-readers (cuyo uso ha aumentado un 75% y alcanza el 3% de los entrevistados). Y “una gran mayoría” de los estudiantes son lectores digitales.

“los e-readers serán gratuitos en un par de años. Serán, en realidad ya lo son, los libros de bolsillo del mundo digital. Y las tabletas imperarán como aparatos universales de uso informático y de lectura”.

“El tema central de la literatura es la sociedad y cuando nos perdemos en un libro recibimos una lección sobre las sutilezas y los caprichos de las relaciones humanas. Varios estudios han demostrado que la lectura tiende a hacernos más empáticos, más alerta con las vidas interiores de los demás. El lector se abstrae para así ser capaz de conectar más profundamente”

Préstamos bibliotecarios:

Y es que acercarse a la biblioteca simplemente para sacar un libro será algo excepcional. Los textos serán —en su mayoría— digitales y las gestiones online, como ya ocurre en la Biblioteca Pública de Nueva York. Desde el año pasado, sus usuarios pueden hacer buena parte de los trámites desde la web o desde una aplicación instalada en un teléfono inteligente: buscar en el catálogo, reservar un título, renovar un préstamo… Y si el libro o revista está disponible en formato electrónico, puede descargarlo y, cuando termine el plazo, el contenido simplemente desaparecerá del aparato.

Por otra parte, la encuesta sobre hábitos de lectura y compra de libros en España en 2010 que realiza la Federación de Gremios de Editores desde hace una década se encargó ayer de despejarla. El 5,3% de los entrevistados para este barómetro lee ya libros en soporte digital (ordenador, móvil, agenda electrónica o lectores electrónicos). Aunque es un porcentaje inferior al que recurre a los soportes digitales para leer otros materiales como revistas (6,2%) o periódicos (30,7%), el estudio constata su crecimiento gradual a lo largo del año.

Los lectores de libros en dispositivos electrónicos crecen conforme baja su edad. De hecho, son los usuarios de entre 14 y 24 años quienes más recurren a la lectura digital de libros (12,6%). Hay también cierta brecha de género (las mujeres leen menos en soporte digital: lo hacen el 41,9% frente al 53,9% de hombres) y de formación (el 74,6% de los universitarios usan los nuevos soportes).

La última campaña de Navidad y Reyes ha disparado las ventas de tabletas (75.000) y lectores electrónicos (80.000) en España.

Sin embargo, el libro fue el sector donde la piratería creció de forma más alarmante, al pasar de ser un 19,7% en el segundo semestre de 2009 al 35,1% en el primer semestre de 2010. El valor de las obras editoriales descargadas sin autorización alcanzó los 421,5 millones de euros.

Yo leo, tú descargas, él piratea: Aunque en España los índices de lectura de libros llegan ya al 63%, el país aún está lejos de la media europea del 70%. Es decir que uno de cada tres españoles no lee nunca. Los motivos principales que argumentan los encuestados son falta de tiempo (48,8%) y porque no les gusta o no les interesa (29,9%).

De lo poco que se mantiene estable en estas estadísticas es el retrato del lector español: “Mujer con estudios universitarios, joven y urbana que prefiere la novela, lee en castellano y lo hace por entretenimiento”. Ellas representan el 67%; los hombres, el 59%. Donde los papeles se cambian es en las lecturas digitales. En este sistema lo hacen un 65,6% de hombres y un 50,4% de mujeres.

Todo lo relacionado con las tecnologías emergentes aumenta vertiginosamente y abre interrogantes. El 58% de los españoles lee en formato digital, diez puntos más que hace dos años. De ellos, solo el 32% reconoce pagar por las descargas, mientras que hace un año esa cifra era del 36,9%. Lo que significa que el 68% baja o descarga gratuitamente los libros.

El barómetro de Hábitos de lectura y compra de libros en 2012 también ofrece un panorama sobre la lectura general. El 92% de los españoles dice leer algo en algún medio o soporte (1,65% más que en 2011). Lo que más se lee es periódicos (79,4%); les siguen los libros (63%), luego revistas (47,6%), después webs, blogs y demás espacios de Internet (46,9%) y finalmente cómics (13,2%). La lectura aumenta en todos estos medios pero especialmente en el ciberespacio, donde ha crecido un 4,5%, respecto a 2010, cuando era del 42,4%. En esta línea de tecnologías emergentes destaca que el número de lectores de ebooks llega ya al 11,7% entre mayores de 14 años.

El sector del libro dejó de ganar 350 millones por la piratería: aumenta la oferta y ya representa el 22% del total de títulos registrados (13% más que en 2011), al tiempo que ha crecido la piratería: el cálculo es de unos 350 millones de euros de pérdidas, o más exactamente, de dinero dejado de ganar. Entre un 13% y 15% de los 3.000 millones de la facturación del año pasado.

Esas cifras indican que se publicó un 8% menos, es decir 88.349 obras frente a la cifra récord de 2011: 103.102. De estos libros, el 78% son en papel y el 22% en formato digital.

La industria editorial mueve anualmente en España cerca de 3.000 millones de euros, un 0,7% del PIB, y da empleo directo e indirecto a más de 30.000 personas.

Por temas, el 18% de los títulos catalogados correspondieron a libros de ficción y similares (15.630). A estos les siguen los de infantil y juvenil, 9.667 (11%); Medicina, 7.899 (9%); Sociedad y Ciencias Sociales, 7.000 (8%); Humanidades, 6.643 (7%); Literatura y Estudios Literarios, 6.273 (7%); Artes, 5.303 (6%); Economía, Finanzas, Empresa y Gestión, 4.260 (5%); Derecho, 3.992 (4,7%); y Estilo de Vida, Deporte y Ocio, 3.939 (4,7%).

Finalmente, Amazon patenta el libro digital usado: Podrá revender música, aplicaciones y videojuegos descargados

Ni iTunes de Apple, ni Google Play, la tienda digital del buscador para sus Android, ni el propio Amazon habían planteado nada parecido hasta ahora. Al contrario, habitualmente la industria ha frenado este tipo de acciones. Es común que los videojuegos detecten si se usan en más de una consola y se bloqueen al pedir que se ponga en marcha en una segunda máquina. Una de las polémicas que rodea a los futuros modelos de PlayStation y Xbox es la posible inclusión de un detector de discos de segunda mano.

Lo más parecido hasta ahora está en manos de la propia Amazon. Se trata del sistema de préstamo de libros electrónicos, solo para Kindle y comprados en su tienda. Durante 14 días el libro desaparece del aparato del comprador. Una vez pasado el periodo, el libro vuelve al comprador original, lo haya terminado de leer o no. Se reproduce así la sensación ficticia de préstamo en el mundo real. Es decir, un objeto cambia de manos temporalmente, cuando en realidad hay dos copias digitales, pero lo que se hace realmente es la limitación temporal del acceso.

No hay comentarios: