El nepotismo: el caso de Uruguay


Hoy les traigo una serie de noticias sobre la situación de nepotismo que se ha desencadenado en Uruguay, el caso es interesante ya que el nepotismo es un problema serio y no atendido en la mayoría de los países en el mundo, dichas prácticas muchas veces tienen una relación directa con el grado de corrupción política o en las instituciones públicas, por lo cual es importante tomar nota y darle la debida importancia (y no ignorarlo).

Según Wikipedia el Nepotismo es: "La preferencia que tienen algunos funcionarios públicos para dar empleos a familiares o amigos, sin importar el mérito para ocupar el cargo, sino su lealtad o alianza."

Pues bien, todo empezó cuando gracias a VTV Noticias presentó un informe en el que el vicepresidente de ASSE, Mauricio Ardús quedó expuesto por haber contratado a su nuera como secretaria. La joven, a la que horas posteriores de conocerse le pidieron la renuncia, fue contratada por $57.000 de salario y en régimen de Comisión de Apoyo hasta 2020, cuando terminara su mandato Tras conocerse esta situación, sectores del Frente Amplio salieron a hablar públicamente pidiendo que la renuncia o la sanción del jerarca.

La situación no hizo titubear al Presidente de la República, Tabaré Vázquez, que sin más, decidió remover a tres autoridades de ASSE, la Presidenta de ASSE, Susana Muñiz, al vicepresidente, Mauricio Ardús y al director Jorge Rodríguez Rienzi. Fuente: Volantazo de Vázquez: removió a tres directores de ASSE y llega Carámbula.

Poco tiempo después saltó la noticia de que tres de los cinco ministros del Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA) contrataron a sus hijas como asesoras: Aunque en los tres casos los ministros tienen a sus hijas abogadas trabajando directamente bajo sus órdenes, las situaciones no son iguales.

En el caso de Echeveste y de Vázquez, sus hijas sí fueron contratadas directamente por sus padres, pero la hija de Gómez es funcionaria judicial y está en el TCA por pase en comisión. Una fuente del TCA indicó a El Observador que es actuaria e ingresó al Poder Judicial por concurso. Allí se desempeñaba hasta que su padre ingresó al tribunal y pidió su pase en comisión. "El sueldo se lo paga el Poder Judicial y no el TCA", indicó la fuente al señalar que no había ninguna violación al decreto.


El sistema político se vio salpicado por casos de nepotismo. Y cada vez son más las ideas sobre la mesa para enviar una señal a la ciudadanía. Topear al 1% los cargos de confianza, prohibir el ingreso de familiares y de funcionarios que no sean por concurso en intendencias. Y hasta crear un organismo de contralor de los llamados públicos en el Estado similar al Tribunal de Cuentas.

El caso de las intendencias públicas:

Unos días después, la intendente nacionalista de Lavalleja, Adriana Peña, fue noticia por querer subirle el sueldo a su pareja que ocupa un cargo de director en la comuna. Luego se cuestionó al jefe comunal de Cerro Largo Sergio Botana (Partido Nacional), por el ingreso de funcionarios sin concurso. Unos días más tarde salieron a la luz casos de ingresos de familiares en la intendencia blanca de Pablo Caram en Artigas.

Más información sobre el caso de la intendencias en Uruguay léase: Contratación de familiares en la intendencia de Artigas complica la interna blanca.

Nepotismo en otras instituciones de gran envergadura en Uruguay:

En tanto, dos directores del Banco de Previsión Social (Heber Galli y Gabriel Lagomarsino) tienen a sus parejas trabajando en el directorio. En 2015, el ministro Danilo Astori fue señalado también por tener a su pareja Claudia Hugo trabajando como asesora en el Ministerio de Economía.

Los casos de nepotismo no cesan e incluso salpican al mandatario: Un consuegro de Vázquez trabaja en el equipo de seguridad presidencial.

Todo esto a saltado a la luz pública en menos de 1 mes, la correcta forma de responder ha sido despidiendo al "enchufado" o pidiendo al renuncia del que lo "enchufó". Sin embargo, no en todos los casos ha sido así, muchos ni quieres hacer caso del tema (justifican la contratación del cargo de confianza) o señalan que las autoridades examinen el caso y dictaminen si el "enchufado" es legal o no, para despedirlo. Sin embargo, lo interesante de la historia del día de hoy es:
  1. El papel de los medios de investigación periodística que revelan o denuncian este tipo de cosas.
  2. Que la opinión pública reaccione ante la injusticia, obligando a los "jerarcas" a que destituyan al "enchufado" y que los políticos cesen del cargo al que ejerció el nepotismo.
  3. La creación de una Ley (o leyes) justa sobre los casos de nepotismo en las instituciones del Estado.
Relacionado con esta temática, está el problema de la falta de transparencia en los llamados a concursos públicos, que los que tienen experiencia, saben que las ofertas que han sacado a concurso ya está dado el puesto de trabajo, ya sea con el llamado perfilado o que al final no sea transparente. 

Esto sucede desde los llamados a cargos docentes en la Universidad de la República (UdelaR) donde un estudiante de máster puede resultar ganador del concurso frente a un candidato con doctorado, ya que el estudiante de máster forma parte del equipo del departamento que ha sacado el llamado.

En el caso de muchos llamados en las instituciones públicas, donde el llamado público ha sido sacado realmente para el becario, pasante o empleado temporal que ya tiene tiempo laborando en la institución.

Recuérdese que los concursos públicos tienen que ser totalmente abiertos, transparentes en todas sus etapas y competitivos. En Uruguay ni siquiera informan sobre: el cierre de la oferta (anunciar públicamente al "ganador" e informar a los "perdedores"), los resultados finales (baremo definitivo), lista de suplentes (si el seleccionado no cumple con la documentación antes de la firma del contrato, no tomó ese empleo, etc.; se pasa al siguiente en la lista, y si ese que entra, al poco renuncia y existen fondos y tiempo para continuar, se pasa al siguiente y así), período de reclamaciones (derecho de los inconformes con el procedimiento por irregularidades o no conformes con los resultados, exigen una revisión de los méritos alegados, documentos aportados y baremo por parte de un tribunal externo y ajeno a los que convocaron al llamado para una segunda evaluación de los candidatos).

Nota: en algunos concursos (no en todos) se publica el baremo final, y existe una lista pública de suplentes.

En el 2014, José Mujica, presidente de Uruguay en ese entonces, puso en duda los concursos públicos en Uruguay.

Resolver estos problemas de transparencia en los llamados a concurso público también debe de ser prioridad a resolver por parte del gobierno uruguayo.

Comentarios