Con el Falcon Heavy de SpaceX de Elon Musk comienza una nueva era espacial

A inicios del mes de febrero, la empresa SpaceX (propiedad de Elon Musk) consiguió logró hacer despegar por primera vez, su cohete Falcon Heavy que es actualmente, el lanzador de mayor capacidad en el mundo (con una altura de 70 metros y una masa de casi 1.500 toneladas, la capacidad de lanzamiento de carga del Falcon Heavy viene a doblar, la del segundo lanzador más potente en la actualidad, el Delta IV Heavy de la empresa ULA, quedando por detrás el Larga Marcha 5 chino, el Ariane 5 de la Agencia Espacial Europea, el Atlas V, también de la empresa ULA, o el Protón ruso).

Aunque muchos recordarán más este lanzamiento por la siguiente imagen: "un descapotable de color rojo cereza de la marca Tesla surcaba el espacio con un astronauta al volante. La carrocería reflejaba la neblinosa atmósfera de la Tierra y el piloto, un maniquí llamado Starman, miraba hacia el frente con estoicismo en su camino hacia las estrellas. Los colores se veían extrañamente nítidos, a causa de la ausencia de atmósfera, y la panorámica parecía sacada de una película de serie B". Fuente: Falcon Heavy: comienza una nueva era espacial.

Lo cual, hay que decirlo, ha sido una excelente campaña de marketing. Sin embargo, el lanzamiento del Falcon Heavy, tiene varias e importantes connotaciones tanto económicas como tecnológicas.

En general, se puede afirmar que:

"El gran logro conseguido ayer por SpaceX abre el camino a la posibilidad de acceder al espacio de forma más eficiente, permitiendo el lanzamiento de vehículos espaciales de mayor masa y, por tanto, de mayores prestaciones, a un menor coste, pero que no va a suponer necesariamente un impacto tan significativo como el comúnmente anticipado en el terreno de los vuelos espaciales tripulados más allá de las órbitas bajas de la Tierra, para los que se precisan sistemas de lanzamiento de mucha mayor capacidad"Fuente: El logro del Falcon Heavy.

Tras éxito del Falcon Heavy de Musk, Richard Branson está celoso. Recuérdese que el emprendedor y empresario dueño de Virgin, Richard Branson, desde hace ya algunos años, fundó Virgin business venture capital, para ofrecer viajes al espacio exterior como parte de una empresa de turismo espacial. Sin embargo, en poco tiempo Elon Musk le está ganando en el negocio del sector espacial.

Mientras que el sector privado avanza en el negocio de la carrera espacial, el gobierno de los EE.UU. al frente de su presidente, Donald Trump, parece que pierde interés:

"El presidente que anunció como una de sus prioridades enviar otra vez astronautas a la Luna ha defraudado las expectativas. El plan presupuestario presentado este lunes revela que no se proveen fondos adicionales para la anhelada misión lunar. Un proyecto que, no iba a acometerse durante su mandato ni siquiera en caso de que ganase la reelección en 2020.

La principal dificultad para completar un proyecto de este tipo es su coste. El viaje tripulado a la Luna implica un gasto de unos 100.000 millones de dólares. Una cantidad cinco veces superior al presupuesto asignado a la NASA para el año próximo (19.900 millones, unos 370 millones de incremento). Unos fondos que, además, la Casa Blanca pretende que se reduzcan a partir de 2020 y queden congelados hasta 2023.

En este horizonte, muchos sueños corren el riesgo de resquebrajarse. Entre ellos figura la Estación Espacial Internacional (ISS, en sus siglas en inglés). Tras 17 años de activad, el proyecto presupuestario indica que la estación se dejará de financiar en 2024, coincidiendo con el fin del acuerdo con la Unión Europea, Rusia, Japón y Canadá que la mantiene con vida. Esta retirada es crucial. Washington lleva gastados en el ingenio más de 100.000 millones de dólares, dos tercios del total, y sin su aportación, difícilmente puede sobrevivir. Para mitigar el impacto de esta decisión, la Casa Blanca ha avanzado la posibilidad de que la ISS pueda ser privatizada y se convierta en “una plataforma comercial”. Las dificultades para que este idea se materialice son inmensas. El supuesto interesado se las tendría que ver con una estación que tiene un coste anual de 4.000 millones de dólares, cuya vida operativa acaba en unos diez años y que ha sido diseñada para experimentos de ciencia pura con retornos a largo plazo. Una enorme máquina a la que, ahora mismo, sólo se puede enviar astronautas con intermediación de Rusia, país que ya ha anunciado su intención de tener una estación propia". Fuente: El viaje a la Luna, cada vez más lejos.

Así, nos quedaría preguntarnos: ¿Qué países están ganando en la carrera del comercio espacial? La respuesta, se muestra en la siguiente infografía:


Llama la atención que el 5º sea Ucrania. Aunque actualmente, uno de los planes de Dubai es sumarse a la competencia por la exploración del planeta Marte: Dubai space center is joining the race to Mars.

Si están interesados en saber más sobre la economía espacial, aquí les dejo una lista de posts sobre el tema:

Comentarios