jueves, 4 de febrero de 2016

¿El sistema de pensiones de su país es adecuado y sostenible económicamente hablando?

Según las Naciones Unidas, para el 2100 la población mundial alcanzará los 10 mil millones de habitantes (ahora mismo somos ya 7.3 mil millones). En 2050 se espera que la población mundial mayor de 60 años sea el doble de lo que es ahora y será el triple a final del siglo.

Esto supone, que el rápido avance del envejecimiento poblacional supondrá un serio problema -no tan lejano- en los sistemas de pensiones a nivel mundial, es decir, que haya dinero suficiente para cubrir las jubilaciones de los pensionados.

Lo que supone que los actuales sistemas de pensiones deben de cumplir con una racionalidad económica entre garantizar que el sistema de pensiones sea sostenible financieramente, a la vez que se garantizan unos ingresos adecuados.

Un reciente estudio realizado por Allianz, donde se analizaron los sistemas de pensiones en 50 países, señala que hasta ahora, este equilibrio entre sostenibilidad e ingresos, sólo ha sido alcanzado por 4 países: Finlandia, Noruega, los Países Bajos, y Nueva Zelanda.

Los principales resultados son los siguientes:
  • Francia, Grecia, Italia y España - eran los estados de bienestar europeos donde imperan generosas pensiones públicas que supone una pesada carga sobre las finanzas nacionales.
  • En 2010, los sistemas públicos de pensiones de la Unión Europea ascendieron al 11,3% del PIB y se espera que aumente en un 12,9% del PIB en 2060, cargas similares pueden observarse en Japón y Brasil, lo que indica una necesidad sustancial de reformas de sus sistemas de pensiones, ya que representan una parte importante del PIB.
  • Por el contrario, muchos de los países que clasifican altamente en el ranking de sostenibilidad, lo hicieron porque sus sistemas públicos de pensiones cubren sólo el mínimo necesario para mantener los jubilados fuera de la pobreza absoluta (Australia, Estados Unidos, Reino Unido e Irlanda).
  • Cuando se trata de adecuación, los sistemas de pensiones más maduros, son los pertenecientes a los de los países desarrollados (los Países Bajos, Dinamarca, Noruega, Suiza, Japón y Austria). Estos países en su mayoría ofrecen pensiones públicas sólidas, apoyadas por otras fuentes de ingresos y de riqueza no basada en sólo las pensiones, que se benefician de una vida laboral más larga y de un menor gasto de atención de la salud.
Australia, por ejemplo, es una economía que se encuentra en la parte superior de la lista de países con un sistema de pensiones sostenible. Pero ocupa el lugar 35 de 50 en cuanto su adecuación. Esto se debe a que los trabajadores de Australia se retiran temprano, a menudo limitando la riqueza no pensional, y se enfrentan a considerables costos de vida. El plan de ahorro privado impuesto por el gobierno en este país, todavía no cuenta con suficientes activos para compensar el sistema público de pensiones relativamente pobre del país. El problema se agrava cuando las personas toman pagos por adelantado de su jubilación y no transforman ese dinero en activos que supongan a su vez, un flujo de ingresos para la jubilación. En resumen, el sistema de pensiones de Australia puede ser sostenible, pero es poco probable que pueda satisfacer las necesidades de sus jubilados en un futuro.


En el enlace original, podrán descargar el estudio completo, así como, encontrar las fuentes de los datos citados en este post.

No hay comentarios: