Consecuencias económicas del rápido envejecimiento poblacional

En tan solo tres décadas, cientos de millones de personas han envejecido más rápido que en los últimos cien años.

El año pasado, la OCDE advirtió que el mundo estaba envejeciendo a un ritmo sin precedentes y que esto podría reducir anualmente el crecimiento económico mundial, de un promedio de 3,6% en esta década a cerca de 2.4% de 2050 a 2060. En particular, los países de la OCDE, se verán afectados por un shock demográfico doble. No sólo por el rápido envejecimiento de sus poblaciones; sino porque además, las brechas de ingresos serán decrecientes entre los países ricos y las economías emergentes, frenando los flujos migratorios, reduciendo la fuerza de trabajo en un 20% en la eurozona y un 15% en los Estados Unidos.

Investigadores demográficos dividen los países en cuatro categorías, de acuerdo a la proporción de la población mayor de 65 años: jóvenes (menos del 7% de 65 años o más), envejecimiento (7-13%), ancianos (14-20%), y "super viejos" (más de 21%). Hoy en día, sólo tres países - Alemania (21%), Italia (22%) y Japón (26%) - califican como sociedades con "super viejos". En los próximos cinco años, se espera que estos países estén acompañados por Bulgaria, Finlandia, Grecia y Portugal. En la siguiente década, Europa continuará con el envejecimiento, con otros 17 países, entre ellos Alemania, Austria, Francia, Suecia y el Reino Unido, que se espera que pasen a convertirse en "super viejos" de edad, junto con Canadá, Cuba y Corea del Sur. 

Lo que hace que el fenómeno sea aún más notable, es la velocidad con la que estas transiciones se están llevando a cabo. Por ejemplo, cuando Francia pasó de ser un país joven a uno en envejecimiento en el año 1850, la esclavitud todavía era legal en los EE.UU., la bombilla todavía no se había inventado, y Alemania aún no se había convertido en un país unificado. Tuvieron que pasar otros 130 años, para que el país se convirtiese en una sociedad envejecida en 1980. Actualmente, Francia se espera que se convierta en una población super vieja en 2023.

Durante muchos años, Japón se consideró que tiene el envejecimiento de la población más rápido en la tierra. Pasó de tener la población más joven entre los países del G-7 a principios de la década de 1960 a ser el país más antiguo del mundo en 2008. Si las proyecciones actuales son válidas, varios países lograrán una transformación similar en una década.

De hecho, hoy en día el país que envejece más rápido del mundo es Corea del Sur, que se convirtió en una sociedad envejecida en 1999, se espera que una población anciana en 2017, y será súper vieja en 2027. En otras palabras, Corea del Sur se ha sometido en menos de tres décadas a una transformación que le ha tomado a Francia casi 175 años. Este rápido envejecimiento poblacional de Corea del Sur se encuentra estrechamente vinculado a un grupo de países que incluye a Bangladesh, Singapur, Tailandia y Vietnam.

Irán por su parte, actualmente siguen siendo clasificados como un país de jóvenes, sin embargo, es otro contendiente para el título del país de más rápido envejecimiento. El envejecimiento es producto del aumento de la esperanza de vida y la caída de las tasas de fecundidad. La velocidad de la disminución de las tasas de fecundidad ha sido espectacular en todo el mundo; en Irán, ha pasado de siete hijos por mujer en 1984 a 1,9 en 2006. Esto sin duda tendrá consecuencias a largo plazo como los descensos de población en edad de trabajar y que la población anciana se eleve. Se espera que Irán, pueda mantenerse como un país joven hasta después de 2020, pero luego podría convertirse en un país super viejo en menos de 30 años más tarde (antes del 2050).

Texto traducido de The Future is Old

Comentarios