jueves, 15 de enero de 2015

Informe de Riesgos Globales 2015

Si hay una publicación que sigo año con año y recomiendo su lectura, es el Informe de Riesgos Globales que publica el Foro Económico Global.
 
Ahora, se acaba de publicar el informe correspondiente a los riesgos globales para el año 2015.
 
 
 
Por Margareta Drzeniek es Directora, Economista Principal, y Jefe de Competitividad Global y Riesgos en el Foro Económico Mundial.
 
Con el informe Global Risks de 2015 se completa una década en la que hemos destacado los riesgos a largo plazo más importantes a nivel internacional, basándonos en las perspectivas de expertos y dirigentes mundiales. En ese período, el análisis ha pasado de la identificación de riesgos a la ponderación de las conexiones entre los riesgos y los posibles efectos de cascada que pueden derivarse de ellas. El informe de este año da un paso más y subraya las posibles causas, así como posibles soluciones, de los riesgos globales. No sólo presentamos una visión de los 28 riesgos globales clasificados en las categorías tradicionales del informe (económicos, medioambientales, sociales, geopolíticos y tecnológicos), sino que también examinamos los factores que propician estos riesgos, que dividimos en 13 tendencias. Asimismo, hemos seleccionado algunas iniciativas para hacer frente a los principales retos, y esperamos que inspiren la colaboración entre empresas, gobiernos y sociedad civil.
 
Un riesgo global es un evento o condición inciertos que, de ocurrir, pueden tener un importante efecto negativo para varios países o sectores en los siguientes diez años.
 
Definimos tendencia como un patrón a largo plazo que tiene lugar actualmente y que podría intensificar los riesgos globales y/o modificar la relación entre ellos.
 
Cartografía de los riesgos globales de 2015
 
El Global Risks Landscape, un mapa de los riesgos globales más probables y con más repercusión, constata que, 25 años después de la caída del Muro de Berlín, los “conflictos entre Estados” constituyen una vez más la preocupación más acuciante (véase la figura 1). Sin embargo, el año 2015 se distingue claramente del pasado por el incremento de los riesgos tecnológicos, en particular los ataques cibernéticos, y las nuevas realidades económicas, lo que nos recuerda que las tensiones geopolíticas se presentan en un mundo muy diferente al que existía antes. La información se expande en un instante por todo el mundo y las nuevas tecnologías han incrementado la influencia de nuevos actores y nuevas maneras de hacer la guerra. Al mismo tiempo, las advertencias formuladas en el pasado acerca de posibles catástrofes ambientales han comenzado a manifestarse; sin embargo, se han hecho muy pocos avances, como lo refleja la aguda preocupación por la falta de adaptación al cambio climático y las incipientes crisis del agua que se recogen en el informe de este año.
 
Estos diversos retos multisectoriales pueden amenazar la estabilidad social, que se considera el problema más interconectado con los demás riesgos de 2015, y se ve agravado además por unas débiles finanzas públicas y el pertinaz desempleo que son legado de la crisis económica mundial. El tema central de la profunda inestabilidad social pone de manifiesto una importante paradoja que arde incandescentemente desde la crisis, pero que surge de forma prominente en el informe de este año. Los riesgos globales trascienden las fronteras y esferas de influencia, y exigen que las partes interesadas cooperen entre ellas; sin embargo, estos riesgos también amenazan con socavar la confianza y colaboración necesarias para adaptarse a los retos del nuevo contexto mundial.
 
Sin embargo, el mundo no está suficientemente preparado para un entorno de riesgos cada vez más complejos. Por primera vez, el informe presenta reflexiones sobre este tema a nivel regional: la inestabilidad social es uno de los tres riesgos globales para los que Europa, América Latina y el Caribe, Oriente Medio y el Norte de África se encuentran menos preparados. También destacan otros riesgos en el ámbito social, que van desde la falta de planificación urbana en el sur de Asia hasta las crisis del agua en Oriente Medio y el Norte de África. Y la incapacidad para hacer frente al persistente desempleo, que constituye un riesgo destacado en relación con la inestabilidad social, es una importante preocupación en Europa y el África Subsahariana.
 
La Global Risks Perception Survey 2014 reunió las opiniones de casi 900 miembros de la comunidad multilateral del Foro Económico Mundial entre julio y septiembre de 2014.
 
Al igual que en años anteriores, la segunda parte del informe examina tres constelaciones de riesgos que se basan en los resultados de la encuesta. En 2015, son:
 
La interacción entre la geopolítica y la economía: Las interconexiones entre la geopolítica y la economía se están intensificando debido a que los Estados hacen un mayor uso de los instrumentos económicos, desde la integración regional y los acuerdos comerciales hasta las políticas proteccionistas y las inversiones transfronterizas, para afianzar su poder geopolítico relativo, lo que amenaza con socavar la lógica de la cooperación económica mundial y posiblemente todo el sistema internacional basado en el derecho.
 
La urbanización en los países en desarrollo: El mundo se encuentra en medio de una importante transición de la vida predominantemente rural a la vida urbana, y las ciudades asiáticas y africanas son las que crecen con mayor rapidez. Si se gestiona correctamente, esta transición generará innovación e impulsará el crecimiento económico. Sin embargo, nuestra capacidad para hacer frente a una serie de riesgos globales, como el cambio climático, las pandemias, el descontento social, las amenazas cibernéticas y la construcción de infraestructuras, dependerá en gran parte de la manera en que se gobiernen las ciudades.
 
La gobernanza de las nuevas tecnologías: Los cambios tecnológicos avanzan con más rapidez que nunca. Disciplinas como la biología sintética y la inteligencia artificial están creando nuevas capacidades fundamentales que ofrecen grandes posibilidades para resolver los problemas más urgentes del mundo. Al mismo tiempo plantean riesgos difíciles de prever. Los mecanismos de supervisión deben establecer un equilibrio más eficaz entre los posibles beneficios y las demandas comerciales mediante un examen más exhaustivo de las cuestiones éticas y los riesgos a medio y largo plazo, tanto económicos, como ambientales y sociales.
 
La mitigación de los riesgos globales, nuestra preparación para hacerles frente y el desarrollo de resiliencia contra los mismos es un proceso largo y complejo, algo que a menudo se reconoce en la teoría, pero resulta difícil en la práctica. En vista de ello, en la tercera parte se exponen tres iniciativas prometedoras o de eficacia comprobada creadas para responder a los fenómenos meteorológicos extremos y la adaptación al cambio climático. El modelo de la cuenca hidrográfica Murray-Darling en Australia propone métodos innovadores de gestión del agua que actualmente se adaptan para su uso en otras partes del mundo. La Resilient America Roundtable ayuda actualmente a algunas comunidades locales de los Estados Unidos a comprender de qué forma podrían verse afectadas por los diferentes riesgos y, a continuación, a formular estrategias de resiliencia. ZÜRS Public, que forma parte de un extenso programa de gestión de inundaciones en Alemania, es una colaboración entre el sector público y el privado que desde hace algunos años ha servido de instrumento para comunicar a particulares y empresas su exposición a los riesgos de inundación.
 
En los últimos diez años, el informe Global Risks ha dado a conocer los peligros derivados de la interconexión entre riesgos globales, y ha pedido insistentemente la colaboración multilateral para hacerles frente. Al ofrecer una amplia sinopsis que va desde la identificación y la evaluación de los riesgos hasta las prácticas para hacerles frente —del “qué” al “cómo”—, el informe de este año pretende presentar la serie de reflexiones para los responsables de la toma de decisiones más exhaustiva que ha reunido en sus diez años de historia.
 
Lea el informe Global Risks de 2015

No hay comentarios: