lunes, 5 de noviembre de 2012

Optimizar la burocracia española ahora o adelgazar el Estado de mala manera más tarde



Independientemente de que creo que la seguridad social en España esta más quebrada de lo que dice el gobierno (acuérdense de mí, al final el sistema de pensiones o lo sanean o es más probable que se lo dejen a la banca privada como en México con los Afores).

La fe del gobierno español en su balanza de pagos y que estos "brotes verdes" mejorarán las condiciones de un futuro rescate (los problemas de liquidez de España son algo serio, y necesitan el rescate, creo que el tiempo que se están tomando es para mejorar sus número frente a la UE, reducir un poco el riesgo y conseguir así mejores condiciones sobre el crédito).

El siguiente paso será el adelgazamiento del Estado: Como en todo el mundo, el gasto en personal público, representa la mayor parte del gasto de todo gobierno, por tanto, la optimización de estos recursos humanos, suponen una distribución de los recursos, que permiten destinarlos a otras inversiones o gastos más ad hoc con las necesidades propias de la economía.

En España, la burocracia es muy poco funcional, todo tarda mucho. Por ejemplo, existen trámites administrativos que se encuentran "atorados" por años, ustedes creen que esto es normal, hablar de un trámite (expediente) que esta parado en un escritorio durante años ???

Esto suele pasar por muchas razones, si le preguntan a un funcionario, este dirá que les falta personal, otra situación que es la que conozco más yo por experiencia propia haciendo trámites burocráticos (como cualquier usuario más del sistema), llevas tu documentación, la entregas en la oficina que te corresponde, de ahí todo va a parar a Madrid, pero en el camino, deberá de pasar por varios escritorios, si en dicho escritorio (que son pocos, ni varios ni intercambiables, sino específicos, si no esta el funcionario encargado de ponerle un sello, registrarlo, capturarlo, revisarlo, nadie más hará esa función, ahí se quedarán los papeles en ese escritorio, hasta que el funcionario vuelva ya sea de sus vacaciones (hasta 1 mes), días libres, de baja o día de asuntos propios, el problema no es que se detenga el proceso en 1 escritorio, el problema es que esta situación se repite en toda la cadena del servicio público, de ida y de vuelta, y por eso no tarda de un día para otro, ni la próxima semana, ni en unos meses, sino que así se puede quedar uno esperando años!

Bueno, tenemos ese aspecto por una parte, y por la otra, la duplicidad de instituciones, es decir, dos edificios en ciudades distintas, que supuestamente hacen lo mismo, pero que al final, solo uno es el que desempeña las funciones, por lo tanto, estamos pagando un edificio lleno de personal, que no tramita nada.

Por ejemplo, en España los estados son Comunidades Autónomas que no tienen 1 capital, sino que pueden tener hasta varias provincias: Andalucía tiene 8 provincias (que serían como 8 capitales en un estado), Castilla-La Mancha tiene 5, Castilla y León tiene 9, Galicia tiene 4 y así otras Comunidades Autónomas.

El problema, por ejemplo en Canarias que cuenta con 2, es que entregas la documentación en una, y va a parar a la segunda ¿entonces para que tienes 2?

Esto se conoce como duplicidad en el gasto público, y en España de estos casos hay montones.

Otra cuestión problema del gobierno español, es que en vez de resolver esto, optimizando los recursos de buena manera (concentrándolos evitando el doble gasto, que ya no digan los funcionarios que les falta personal, y cubriendo esos escritorios vacíos cuando no esta el empleado). Es que simplemente, aplica los recortes a través del despido, esa es su única solución:

La destrucción de empleo en el sector público se ceba con los temporales: La proporción de trabajadores eventuales en la Administración baja al 20,6%. En el último año se han destruido 228.900 puestos de trabajo públicos

y donde primero pegaran el hachazo de verdad será a través de las universidades:

¿Quién mandará en la Universidad? El Gobierno trabaja en una reforma de los campus, desde la elección del rector a la contratación del profesorado.


El Gobierno de Mariano Rajoy mantiene en cartera 842 asesores y cargos de confianza. A cargo de la Presidencia del Gobierno, nos encontramos con 245 personas nombradas a dedo de los cuales 68 asesores no tienen ni siquiera el Graduado Escolar.

Pues ya saben, como dicen por estos lares: "es lo que hay".

No hay comentarios: