martes, 22 de marzo de 2016

App Economy

En los últimos años, con la comercialización masiva de los smartphones y tablets, se ha creado un verdadero ecosistema basado en las aplicaciones móviles. Las apps (aplicaciones) han creado una nueva cadena de valor en el mercado de los dispositivos móviles, conocido como la app economy o economía de aplicaciones móviles.

Según el artículo "Sizing the app economy", en el 2012 se estimó que la app economy generó 53 mil millones de dólares a nivel global (Cifras en color naranja: EE.UU. $21bn+EUR $15bn+APAC $12bn+MENA $4BN+LatAm $1bn).


El gráfico también nos señala en número estimado de desarrolladores que trabajan en apps por región (en miles).

Hoy en día, las apps desempeñan un papel de sumo interés para las empresas, ya que la mayoría de las aplicaciones funcionan cuando están conectadas a una red wi-fi o a través del consumo de datos móviles. Las aplicaciones móviles nos ofrecen un servicio económico a cambio de información acerca de nuestros patrones y hábitos de consumo.

En la actualidad, una compañía "respetable" tiene que ofrecer una app, si una empresa no cuenta con una aplicación móvil, corre el riesgo de perder clientes, y lo más importante, la aplicación debe de ser buena y debe de gustarle a los usuarios -válgase la redundancia- usarla frecuentemente (que sea fácil de usar y no de problemas o fallos). Dicha cuestión, no es tan sencilla. Así que: "si tú app no funciona, compra una (o varias) que si lo hagan".

Pongamos el ejemplo de las grandes marcas deportivas y el "running". Hasta hace unos años, una empresa deportiva no sabía nada sobre sus compradores, sólo obtenía información directa sobre las prendas vendidas (colores, tallas, precios, sexo, modelo, etc.). Esas mismas grandes marcas deportivas, pueden ofrecer una app que se conecte a dispositivos "wearables" o vender hasta su propio smartwatch, con el objetivo de poder recolectar una mejor información sobre sus usuarios. ¿Pero que mejor si existen ya unas apps en el mercado, con millones de usuarios diarios y que se dedican a deportes específicos?

Pues desde el 2013, la empresa de ropa deportiva Under Armor, empezó su apuesta por la adquisición de apps consolidadas: "Under Armour, la marca de ropa y accesorios deportivos norteamericana, fue la primera en verlo claro: entre noviembre de 2013 y febrero de 2015 adquirió tres apps de monitorización de actividades deportivas, MapMyFitness, Endomondo y MyFitnessPal, que siguen todas ellas funcionando de manera independiente. En marzo de 2015, Fitbit adquirió Fitstar, una app de entrenamiento personal con consejos de celebridades, que también continúa su actividad. Pocos meses después, en agosto de 2015, Adidas se hizo con Runtastic, y recientemente, el pasado 10 de febrero, la marca de calzado deportivo japonesa Asics anunció la adquisición de Runkeeper".


Antes de finalizar este post sobre la app economy, el siguiente gráfico elaborado por Business Insider, que se basa en una encuesta realizada por la empresa de publicidad móvil InMobi, muestra que el mayor desafío al que se enfrentan los desarrolladores de aplicaciones en la construcción de una aplicación móvil, es el marketing, por encima de cuestiones relacionadas con el rendimiento, el diseño, el desarrollo y la distribución de la aplicación.


¿A que se debe esto? Es muy simple, el mercado de las aplicaciones móviles tiene una oferta muy amplia, variada y sumamente competitiva (basado en la reputación -valoración, número de usuarios y opiniones). Además que el mercado de las aplicaciones móviles exige una constante y frecuente sistema de actualizaciones, no solo de la aplicación, sino su compatibilidad con los diferentes dispositivos móviles (marcas, modelos, sistema operativo, etc.).

Como se puede apreciar, la economía de las aplicaciones móviles, no es tan simple como uno cabría imaginar y resulta bastante interesante su análisis.

No hay comentarios: