jueves, 22 de octubre de 2015

NFC o tecnología de comunicación de corto alcance

En el post del lunes, hablamos de la tecnología 4G en el mundo y el plan de Europa y el 5G. Hoy, les traigo un complemento. Hoy hablare sobre la tecnología de comunicación de corto alcance o por sus siglas en inglés: NFC (Near Field Communication).

La tecnología de comunicación de corto alcance, permite el intercambio de datos entre dispositivos que están próximos físicamente. Son muchas las posibilidades que ofrece: compartir fotos, vídeo y música; sincronizar y compartir datos con otros dispositivos inalámbricos; o identificarse en eventos.

Aunque, el gran desarrollo del NFC sigue estando en los sistemas de pago móviles. La dependencia de nuestros teléfonos seguirá creciendo y, en solo unos años, podremos vernos pagando el transporte público con el móvil.

Fabricantes de telefonía, operadoras, entidades financieras, hoteles o establecimientos han aprovechado los beneficios del NFC. Según la firma de análisis Gartner, 2015 terminará con alrededor de 700 millones de teléfonos con tecnología NFC integrada. En España, aproximadamente 600.000 tiendas ya cuentan con terminales de punto de venta (TPV) adaptados al NFC.

Para que la tecnología funcione, los dos dispositivos que intercambien datos e información deben estar a centímetros de distancia. Por supuesto, ambos deben estar equipados con un chip NFC Si lo comparamos con el Bluetooth, el NFC emplea mucha menos energía.

Si los teléfonos móviles van a ser las tarjetas de débito del futuro es muy importante la seguridad. La tecnología NFC supuestamente lo es. Los desarrolladores aseguran que su estructura es tan compleja que cualquier intento de hackearla o interceptarla resulta muy complicado.

Otra gran utilidad es la creación de etiquetas NFC, ya que es una de las formas más fáciles de usar el NFC y de hacer que tu teléfono realice una determinada acción. Por ejemplo, puedes poner una etiqueta NFC en el escritorio de la oficina, y al tocarla con el móvil puedes habilitar la WiFi o reducir el brillo de la pantalla.

También puedes dejar una etiqueta en tu mesita de noche para que, al colocar tu teléfono junto a ella, se ponga en silencio, se desactiven los datos móviles y se active el modo ahorro de energía. Todo, sin que tengas que mover un dedo.

Como ya había descrito en el pago con smartphones como primer paso para no usar dinero físico ni tarjetas bancarias. Sin embargo, la forma de Pago de Samsung, que es la marca que más tiene desarrollado su sistema de pago (más que el de Apple), actualmente solo se encuentra disponible en Estados Unidos y Corea del Sur, y en breve, estará disponible en China, Reino Unido y España.

Los modelos que incluyen el sistema de Pago de Samsung, son de momento, los modelos Galaxy S6 Edge+, Galaxy Note 5, Galaxy S6 y el S6 Edge.

Los sistemas de pago basados en el NFC, dependerán de:
  1. Que tú teléfono móvil cuente con chip NFC.
  2. Que tú operador de telefonía móvil, ofrezca el servicio.
  3. Que tú tarjeta bancaria sea aceptada por el sistema de pago (Apple, Sansung o Android).
En la siguiente Tabla, se muestran las diferentes características entre los 3 sistemas de pago NFC más importantes:


Fuentes:

No hay comentarios: