miércoles, 25 de marzo de 2015

Cómo describía Asimov hace más de 50 años la economía espacial

"Un Economista (no un Estadístico de la Economía, sino un Economista)
se especializa en el estudio de las maneras por medio de las cuales
una cultura satisface las necesidades materiales de sus miembros."

- Isaac Asimov.

Hoy traigo a colación un fragmento del cuento escrito por Isaac Asimov, "Profesión", publicado en 1957, que describe los siguientes puntos -vistos desde una perspectiva económica- y que algunos podremos presenciar en los próximos años:
  • La profesión especializada preprogramada (ya los científicos están trabajando en esto).
  • La falta de alimentos, y el papel de la tecnología para la sobrevivencia (un problema y solución que veremos dentro de unas décadas).
  • La colonización de otros planetas como solución a los problemas de la sobrepoblación mundial (ya está en marcha programas para colonizar planetas donde pueda existir agua y por tanto sea posible la vida).
  • El comercio espacial (conseguir suministros para la tierra, hoy día ya se explota la minería espacial).
  • El viaje interestelar (una asignatura pendiente en la ciencia, sin embargo, es una cuestión en la que se sigue trabajando).


FRAGMENTO:

Pues hubo un tiempo, hace cuatro o cinco mil años, en que la Humanidad estaba confinada a la superficie de la Tierra. Aun así, su cultura tecnológica era bastante avanzada, y la población aumentó de tal suerte que el menor fallo técnico hubiera significado el hambre y las enfermedades para millares de personas.

Para mantener el nivel técnico con el fin de atender a las demandas que presentaba una población siempre creciente, hubo que crear un número cada vez mayor de técnicos y científicos, pero al propio tiempo, a medida que las ciencias avanzaban, cada vez se tardaba más tiempo en prepararlos.

»Cuando empezaron a realizarse los primeros viajes interplanetarios, que luego se convirtieron en interestelares, el problema se agudizó. En realidad, la colonización de planetas extrasolares se hizo imposible durante unos mil quinientos años, debido a la falta de personal especializado.

»El momento crucial se alcanzó cuando se consiguió descubrir la técnica para almacenar los conocimientos en el cerebro humano. Una vez conseguido esto, fue posible crear cintas educativas que modificaban el mecanismo de tal manera que insertaban en la mente una suma de conocimientos “confeccionados”, por así decirlo. Pero eso ya lo sabes.

»Una vez conseguido esto, ya no había ninguna dificultad en obtener especialistas a miles, a millones, y pudimos iniciar lo que alguien ha denominado la “Ocupación del Universo”. Existen actualmente mil quinientos planetas habitados en la galaxia, y no se vislumbra todavía el fin.

»¿Comprendes lo que eso significa? La Tierra exporta cintas educativas para profesiones poco especializadas, ayudando así a unificar la cultura galáctica. Por ejemplo, las cintas de lectura aseguran la existencia de un único lenguaje para todos nosotros… No pongas esa cara de sorpresa; serían posibles otros idiomas, y en el pasado los había. Cientos de ellos.

»La Tierra también exporta profesionales altamente especializados, y mantiene su población a un nivel normal. Como se envían técnicos de ambos sexos en la debida proporción, el problema reproductivo está resuelto de antemano, y estos envíos contribuyen a aumentar la población de los Mundos Exteriores, de bajo índice demográfico.

Además, estas exportaciones de cintas y personal se pagan con materias primas y artículos muy necesarios aquí, y de los cuales depende nuestra economía.

No hay comentarios: