Leer ciencia ficción como estimulo del pensamiento crítico, la imaginación y la innovación

Yo antes no era lector fijo de ciencia ficción, pero gracias al consejo de un buen amigo que es Doctor de la UNAM-CINVESTAV (instituciones de prestigio científico en México), me recomendó y me explicó el porqué era recomendable para mí leer ciencia ficción. Y tenía razón, la literatura "buena" de ciencia ficción estimula el pensamiento sin lugar a dudas.

Ahora estoy leyendo "Cita con Rama" de Arthur C. Clarke, autor conocido por su obra 2001: Odisea en el espacio. Autor que se caracteriza por su rigurosidad científica en su obra. Dentro de mi edición, viene la vida y obra del autor, y en ella, se describe lo que les comparto a continuación:

La temática de las obras de ciencia ficción es la de todos los grandes escritores: a dónde puede conducirnos nuestro presente tal cual es. Y no sólo en el plano estrictamente científico, sino en el social, político, psicológico…

Podemos deslindar en el campo de lo que se llama ciencia ficción tres tipos de la misma: a) la de acumulación de inventos, en que el autor se siente más satisfecho cuantos más cachivaches acumula a lo largo de la novela como inventos futuros. b) la de monstruos y aventuras, que no es sino una variante de las novelas del oeste. c) la que a partir de nuestro presente, se remonta a siglos futuros para darnos una visión de lo que la sociedad puede ser si seguimos por donde vamos, de cuáles pueden ser los problemas que tendrá que afrontar si previamente no afrontamos los que se plantean hoy, etc.

Como se comprenderá este último tipo de ciencia ficción es el más interesante y el más serio. No sólo estimula la imaginación forzando al lector, a fuerza de verosimilitud científica, a suspender su incredulidad, sino que provoca el nacimiento de un sentido crítico respecto a la sociedad en que vivimos, efectos ambos esencialmente progresistas y, por tanto, optimistas.

Proyectar los problemas de hoy en el futuro, para, exagerándolos, analizarlos mejor, es un modo de conocer y hacer conocer con mayor precisión los problemas del presente. De modo que, lejos de ser un ejercicio de evasión, es un ejercicio de crítica y de concienciación.

Comentarios