lunes, 27 de marzo de 2017

La guerra de la OPEP contra los productores de fracking


La caída de los precios internacionales del petróleo se puede resumir de la siguiente manera:
  1. Aparece el fracking que amenaza la extracción de petróleo tradicional por sus bajos costes.
  2. Ante esto, la OPEP, decide aumentar la producción de petróleo (incremento de la oferta), para forzar la caída de los precios del petróleo, hasta el punto que el fracking no sea rentable y así, eliminar al competidor.
La situación actual


"Han pasado poco más de dos años y hoy podemos declarar que la guerra del petróleo ha sido ganada por los productores de fracking que de la necesidad han hecho virtud y rápidamente han incorporado nuevas tecnologías que les han permitido reducir sus costes de extracción en los últimos 3 años de los $80 barril a poco más de $30 barril.


En el siguiente gráfico elaborado por Rystad Energy podéis ver cómo ha evolucionado el precio al que hacen breakeven las principales jugadores de “shale” en los EEUU.


El resultado es que tras la decisión de la OPEP de reducir su producción y el alza en los precios que le han seguido muchos productores de fracking han podido cerrar contratos a precios rentables, recibir crédito y reabrir sus operaciones a unos niveles de precios del barril de petróleo a los que no hubiesen podido operar hace tres años."

Lo anterior, lleva a la OPEP a replantearse nuevamente la estrategia. La OPEP a la búsqueda de un nuevo equilibrio:

"Dos años después, el 30 de noviembre de 2016, la organización cambió de rumbo y se comprometió a reducir su producción de petróleo crudo en 1,2 millones de barriles al día durante seis meses (es decir, en 3,5%) —a 32,5 millones de barriles al día— a partir de enero de 2017. El resultado fue un pequeño aumento de los precios y cierta estabilidad.

Pero esa pausa podría resultar pasajera, ya que el alza de los precios probablemente estimule rápidamente la producción fuera de la OPEP. La fuerte caída sufrida hace poco por los precios como consecuencia del nivel de las existencias de petróleo en Estados Unidos, que superaron las expectativas, pone de relieve lo temporal que podría ser el acuerdo de la OPEP."




El artículo del FMI concluye: "El acuerdo de la OPEP ha acelerado el reequilibramiento del mercado petrolero; es decir, la situación en la cual la oferta de petróleo concuerda con la demanda y está acompañada de precios estables. El acuerdo de producción de la OPEP debería reducir la sobreoferta, al menos provisionalmente. Pero el mercado de futuros sobre precios del petróleo sugiere que las expectativas están firmemente ancladas en torno a $50 el barril. Las fuerzas que activó el acuerdo de la OPEP limitarán su eficacia durante los próximos años."

No hay comentarios: